¿Qué es la menopausia? ¿Cúales son sus síntomas y etapas?

¿Qué sabemos de la menopausia? Yo pensaba que era ese momento en el que dejaría de ser fértil, se me retiraría la menstruación y me darían sofocos… Poco más sabía, y es que parece que todo se resume a los síntomas de la menopausia. Sin embargo, he aprendido que la realidad es mucho más compleja y, al igual que ocurre con la menstruación, la menopausia también puede gestionarse y vivirse de manera positiva.

El impacto que la menopausia puede tener en nuestro cuerpo es duro, pero es más difícil el cambio social que podemos experimentar durante esa etapa. Sobre todo debido a la falta de información y de alternativas de las que disponemos.

Por eso hoy quiero que hablemos de menopausia, porque al igual que en CYCLO luchamos por romper tabúes sobre la menstruación, hoy quiero que lo hagamos sobre la menopausia. Te quiero contar qué es exactamente la menopausia (desde un punto de vista científico) y qué puedes hacer para gestionar los síntomas que aparecen durante esta nueva etapa.

Así, todas podremos aprender a vivir la menopausia de una forma más positiva, con plenitud y consciencia tanto con nosotras mismas (porque, si no lo estás viviendo ya, lo harás dentro de unos años) como con las mujeres de nuestro alrededor.

¿Qué es la menopausia?

La menopausia es un proceso largo y progresivo que no sucede de un día para otro. Poco a poco la producción de hormonas comienza a disminuir y los ovarios dejan de funcionar. La ginecóloga Miriam Al Adib, en su blog sobre salud femenina, lo explica de la siguiente forma:

“La menopausia es una etapa (que no una enfermedad) que marca la transición entre la etapa reproductiva y la no reproductiva, y viene determinada por el cese de la actividad ovárica y por tanto de la menstruación.”

Pero ¿qué sucede realmente? La realidad es que, al dejar de funcionar nuestros ovarios, se detiene la fuente principal de hormonas femeninas: estrógenos y progesterona. ¿Las consecuencias? Una gran variedad de síntomas que afectan a nuestra salud en general, como periodos irregulares, sofocos, cambios en la lubricación de la vagina, aumento de peso y otros cambios emocionales y cognitivos.

Síntomas de la menopausia:

Al igual que los cambios en los niveles de estrógenos y progesterona a lo largo del ciclo menstrual provocan cambios en nosotras, la ausencia de estas hormonas también tiene consecuencias. ¡Pero no nos alertemos! Muchos de los síntomas asociados con la perimenopausia y a la menopausia son temporales y se pueden reducir. Por eso creo que es muy importante que conozcas esta información, para estar alerta y saber identificar qué te está pasando, en qué momento y por qué. Ya sabes, la información es poder.

Sofocos

Son unos de los principales síntomas que sufren la gran mayoría de mujeres durante la menopausia y pueden alargarse hasta cinco años. Se caracterizan por golpes de calor repentinos y momentos de ansiedad acompañados de sudoración y palpitaciones.

Insomnio

El insomnio está relacionado con los sofocos, estos golpes de ansiedad, calor, sudoración y palpitaciones imprevistos, hacen que no puedas tener una buena calidad de sueño.

Sudores nocturnos

También relacionados con los sofocos, son golpes de sudoración repentinos que ocurren en mitad de la noche, haciendo que despiertes con sensación de calor o frío.

Menstruación irregular

Este síntoma es el más frecuente durante la etapa anterior a la menopausia denominada perimenopausia y se mantiene hasta la última menstruación. Es una señal de aviso que abarca irregularidades tanto en la duración del ciclo como de la menstruación y en la cantidad de sangrado.

Osteoporosis

Al disminuir la producción de estrógenos, el cuerpo comienza a perder progresivamente masa ósea lo que produce un deterioro de la calidad del hueso, influyendo en un mayor riesgo de fracturas.

Alteraciones del estado de ánimo

Cansancio, decaimiento, falta de concentración y de energía, irritabilidad, ansiedad o agresividad son algunos de los estados de ánimo por los que se puede pasar y, aunque no todas las mujeres los sufren, es un síntoma que puede afectar a la gran mayoría de nosotras.

Sequedad vaginal

Con la disminución de los estrógenos, disminuye la lubricación vaginal y como consecuencia, muchas mujeres pueden sentir dolor al mantener relaciones sexuales.

Cambios de la figura corporal

Los cambios metabólicos que podemos sufrir con la menopausia provocan el incremento de la grasa corporal. Pero como todo, estos síntomas físicos se acentúan mucho más si mantenemos un estilo de vida sedentario y una dieta poco saludable… Así que ya sabes, cuanto antes empieces a llevar unos hábitos de vida saludables, mejor.

Cuáles son las etapas de la menopausia

La pérdida hormonal durante la menopausia no suele producirse de manera brusca sino que vivimos diferentes etapas: premenopausia, perimenopausia, menopausia y posmenopausia. La duración de estas etapas es algo personal y depende de cada una de nosotras, ya que cada mujer es un mundo.

¿Qué es el climaterio?

Muy poco sabemos sobre el climaterio, y es que lo que la mayoría conocemos como menopausia es solo una de las fases que lo componen. Concretamente, el climaterio es el conjunto de todas las etapas por las que pasa una mujer antes, durante y después del último sangrado:

Premenopausia

Aunque este término suele confudirse a veces con la perimenopausia, en realidad es esa etapa con la que muchos médicos se refieren a el tiempo entre el primer y el último período de una mujer.

Perimenopausia

Todo empieza poco a poco con la perimenopausia, comenzando a experimentar algunos pequeños cambios. Con el tiempo, la intensidad y duración de estos cambios comienza a aumentar, es posible que comencemos a observar que nuestras emociones cambian con facilidad, a sentir las primeras irregularidades menstruales e incluso notaremos que el ciclo menstrual se va alargando hasta llegar al cese definitivo de la menstruación. Podemos pasar de 3 a 5 años antes de que esto se produzca, y es la etapa que se conoce como perimenopausia.

Entonces te preguntarás, ¿qué es la menopausia? ¿no es lo mismo que lo anterior? No, la menopausia se diagnostica cuando ya se llega al año total de ausencia de menstruación. Aunque el comienzo de la menopausia varía de una mujer a otra, suele aparecer entre los 45 y los 55 años y puede durar entre 7 y 14 años.

Posmenopausia

Después de la menopausia, el descenso en la producción de estrógenos se consolida. Esta etapa, también llamada posmenopausia, puede abarcar de 1 a 6 años después de la menopausia.

¿Cuándo empieza la menopausia?

Si tú también te has preguntado esto, tranquila, es normal. Es difícil saber cuándo han empezado los cambios del climaterio puesto que es un proceso que se realiza gradualmente; pueden pasar años hasta que notemos realmente las alteraciones hormonales.

Si sufres sofocos, tus ciclos ya no son regulares y tienes alrededor de 45 años de edad, es posible que estés entrando en el climaterio. Pero también es común que durante los años en los que podemos comenzar a sentir estas alteraciones, notemos el más mínimo síntoma y nos preguntemos ¿me ha llegado ya? ¿es esto la menopausia?

Son muchos los cambios que se pueden producir durante esta época, no solo biológicos sino también cambios en el entorno. Tal y como apunta la doctora Miriam Al Adib en su blog, entre esos cambios pueden estar la emancipación de los hijos, nuevas fricciones en la convivencia, el cuidado o la pérdida de los padres o cambios en la vida laboral.

Es por eso que no podemos culpar a la menopausia de cualquier cambio emocional que sintamos, a veces hay otras razones que nada tienen que ver con el proceso biológico en sí.

“En otras ocasiones, no se sabe qué es antes, si el huevo o la gallina, es decir, si la misma bajada de estrógenos de la menopausia directamente hace que me deprima o si me deprimo porque no acepto los cambios que se producen y quiero la eterna juventud.”

 

¿Cuándo hablamos de menopausia precoz?

Se considera menopausia precoz cuando se pierde la capacidad reproductiva antes de los 40 años. Puede aparecer de forma natural, pero también debido a operaciones o enfermedades como el cáncer.

La menopausia precoz natural ocurre cuando, antes de los 40 años, los ovarios dejan de funcionar y pierden la capacidad de producir hormonas. Hay mujeres que no presentan ningún síntoma, simplemente tienen irregularidades en su menstruación hasta llegar al cese de la misma y otras mujeres presentan los síntomas comunes de la menopausia.

Muchas veces la menopausia precoz es producida por tratamientos contra el cáncer o cirugías de extirpación de útero u ovarios. Pero también hay otros motivos por los que puede producirse, como enfermedades autoinmunes, condiciones genéticas o infecciones virales.

La menopausia precoz natural es algo poco habitual, por lo que es aconsejable acudir al ginecólogo si detectas anomalías en la menstruación para que pueda darte un diagnóstico a tiempo y adecuado.

¿Qué supone la menopausia en la vida de una mujer?

La menopausia es una nueva etapa en la vida de las mujeres. Una multitud de cambios que, en ocasiones, alteran mucho nuestra vida. Es una época de introspección, de escucharnos, de aprender y de cuidarnos. De balance, de reajuste y de reconexión con nosotras mismas.

Cómo prevenir los efectos de la menopausia

Lo fácil es achacar todo lo que nos pasa a la menopausia y vivirla como si fuera una enfermedad. Pero lejos de eso, la menopausia es una nueva etapa en la vida de las mujeres que nos invita a aprender. Tenemos que parar, escucharnos y entendernos. Buscar ayuda si la necesitamos, rodearnos de gente que nos haga felices y aceptar los cambios.

Es momento de mirar por una misma, de disfrutar de los muchos placeres que ofrece la vida, de la buena compañía, de la sexualidad (porque ojo, la sexualidad no desaparece con la menopausia), de nuevos proyectos y de aprender nuevas cosas. Porque madurar es bonito cuando no te dejas influenciar por los mitos de nuestra cultura.

Aceptación

Primero tenemos que saber qué está pasando y entendernos, es una época de transformaciones en los que cambia nuestro cuerpo, nuestra energía o nuestro entorno. Este es el punto de partida para aceptar lo que nos viene. Como bien dice la doctora Miriam Al-Adib en su blog:

Aceptar no significa para nada resignarse, cuando aceptas no reprimes, no niegas lo que te pasa. Aceptar es compatible con cuidarse. Resignarse, en cambio, sería abandonarse para acabar siendo una «Doña Rogelia». Hay que tener en cuenta, que, mientras estamos vivas queda mucho por aprender, por vivir, por crear, emprender… Por tanto ACEPTAR sí, RESIGNARSE y abandonarse no.”

Cuidados

Lo segundo que tenemos que hacer es cuidarnos, y cuidarnos mucho y bien. Muchas de nosotras estamos acostumbradas a cuidar de los demás pero no nos dedicamos el mismo tiempo a cuidarnos a nosotras mismas. Así que dedícate tiempo y mímate, cuida tu salud física y mental.

Buenos hábitos

Realiza actividades físicas regularmente que hagan que el corazón y las articulaciones funcionen, así como ejercicios de flexibilidad y equilibrio. Aprende a cultivar una actitud positiva hacia la vida.

Plantas medicinales

Las plantas pueden ser unas buenas aliadas para aliviar los síntomas del climaterio de una forma natural.

Hay plantas como la salvia, la soja, la milenrama o la cimicifuga que ayudan a aliviar los sofocos durante la menopausia y también reducen los sudores nocturnos. La valeriana mejora los estados de ansiedad, tensión e insomnio y la hierba de San Juan o hipérico se recomienda para reducir los síntomas propios de la depresión leve, como el decaimiento y la pérdida de interés. La maca ayuda a nuestro cuerpo a adaptarse a las situaciones de estrés, aumenta la capacidad del cuerpo para defenderse contra el debilitamiento físico y mental. El vitex agnus-castus ayuda a recuperar el bienestar físico y mental.

Tratamiento con hormonas naturales

La menopausia es el resultado de una evolución natural y para ayudar a gestionar estas nuevas sensaciones y síntomas podemos optar por alternativas naturales. Existen reguladores hormonales naturales como el Ginevitex, hecho a base de la planta vitex agnus-castus, que actúan de forma eficaz en este tipo de desajustes hormonales, ayudando con los cambios de humor y con las irregularidades menstruales.

Ejercicio físico

Realiza actividades físicas regularmente, así como ejercicios de flexibilidad y equilibrio. El ejercicio físico es especialmente útil para prevenir la osteoporosis además, moviéndote harás que el corazón y las articulaciones funcionen mejor.

Cuidar la alimentación

Mantén una dieta sana y elige conscientemente los alimentos en tus comidas. Para ayudar con la bajada de estrógenos, es recomendable tomar alimentos ricos en fitoestrógenos, como la soja, los garbanzos o las cebollas. Intenta tomar alimentos bajos en grasas saturadas, y elige proteína vegetal en lugar de proteína animal siempre que puedas.

Reducir el alcohol y el café

El café puede afectar a la calidad del sueño y el consumo alcohol incrementa la sensación de cansancio y pesadez, además deshidrata tu organismo y acelera el envejecimiento. Si juntamos todo esto con los cambios hormonales, los síntomas de la menopausia pueden ser muy molestos.

Reducir la sal

Reduce el consumo de sal en tus comidas, ¿por qué? Un exceso de sal contribuye a que tu cuerpo retenga líquidos, además incrementa las posibilidades de sufrir hipertensión u otras enfermedades cardíacas.

Fuera tabaco

Durante el climaterio experimentamos una bajada de estrógenos ¿verdad? Pues cuidado con el tabaco ya que, además de dañar los huesos y el corazón, destruye los estrógenos.

Mitos de la menopausia ¿cuáles son verdad y cuáles no?

Es normal que te surjan dudas en torno a la menopausia, y es que hay muchos mitos y comentarios circulando por ahí que no ayudan a comprender del todo esta etapa, por eso quiero ayudarte a separar la realidad de la ficción:

¿Nos cambia el carácter?

Durante la menopausia son frecuentes los cambios emocionales repentinos. Pero el carácter es algo de nuestra naturaleza es nuestra forma de pensar y de actuar y no, ¡no vas a ser una persona diferente por la menopausia!

¿Nos podemos quedar embarazadas ?

La respuesta es sí, claro que nos podemos quedar embarazadas. Y es que hasta que no llegamos al año completo sin menstruación (menopausia), nuestro cuerpo sigue ovulando, aunque estas ovulaciones pasen con cada vez menos frecuencia.

¿Se engorda en la menopausia?

La realidad es que durante esta etapa puede aumentar la grasa abdominal, ¿la razón? la reducción en los niveles de estrógenos. Esto puede cambiar el almacenamiento de grasa de las caderas y muslos al estómago. También es cierto que es más difícil controlar el peso con el paso de los años, aunque es posible hacerlo manteniendo unos buenos hábitos.

¿Existe la menopausia sin síntomas?

¿También pensabas que no podemos hacer absolutamente nada para reducir los síntomas de la menopausia? Pues olvídate de este mito porque, además de que no es real, la solución que tiene sólo exige voluntad, la voluntad de tener un estilo de vida activo. Así de fácil, haciendo ejercicio de forma regular podremos mejorar nuestra salud, lo que no solo nos ayuda a mantener la figura y a sentirnos mejor, sino también a controlar los sofocos, el ánimo y otros síntomas de la menopausia.

Además, hay estudios que apoyan la disminución de los síntomas con terapias basadas en plantas, como el vitex agnus castus, principal ingrediente del regulador hormonal Ginevitex.

La menopausia es un un tema que tarde o temprano nos comienza a rondar por la cabeza a todas. Es importante que seamos conscientes de que es una etapa tan natural en nuestra vida como la adolescencia. Sí, es un gran cambio, pero el secreto está en enfrentar esta nueva etapa con consciencia y positivismo. Recuerda que hay vida más allá de la menopausia.

Y aunque yo aún no he pasado por esta etapa, tengo la suerte de estar rodeada de mujeres en esta fase y ellas son inspiradoras, trabajadoras, buenas amigas, se sienten jóvenes, están vivas, viajan, disfrutan de sus parejas, son bellas y se cuidan…vale ya de imaginarnos la menopausia como el fin de la vida útil de la mujer.