Síndrome Premenstrual (SPM) Síntomas | ¿Es realmente un síndrome?

Una montaña rusa de cambios emocionales, ese granito que solo sale antes de tu menstruación, hambre a todas horas, hinchazón… ¿Te suena? Seguramente te hayan dicho que se deben al síndrome premenstrual (o SPM).

En CYCLO nunca nos ha gustado usar la palabra “síndrome” para referirnos a todos estos síntomas que a veces experimentamos antes de nuestra menstruación. Preferimos hablar de síntomas menstruales, ya que la mayoría simplemente son señales que nos avisan de que nuestra menstruación está llegando. Además, la mayoría de estos síntomas se pueden gestionar y en muchas ocasiones incluso eliminar si aprendemos a escucharnos y conocemos nuestro ciclo.

A continuación te explico cuáles son los síntomas premenstruales más comunes para que sepas identificarlos, así como qué es el SPM y cómo gestionarlo:

¿Qué es el Síndrome Premenstrual o SPM?

Cuando se habla de Síndrome Premenstrual se hace relación a una serie de cambios emocionales y físicos que suceden justo antes de nuestra menstruación. Seguramente conozcas a alguien cercano, o incluso tu misma, has experimentado alguno de estos alguna vez.

La verdad es que la gran mayoría de personas que menstrúan asumen estos cambios y no interfieren en su rutina, pero no siempre es así. Para algunas mujeres durante la semana premenstrual realmente es todo un reto continuar con su ritmo de vida habitual.

Afortunadamente, en la mayoría de casos podemos reducir o controlar estos cambios haciendo pequeños cambios en nuestro estilo de vida o recurriendo a tratamientos naturales. Sin embargo, no se nos da mucha información al respecto… y algunas veces recurrir a un tratamiento hormonal parece la única solución.

Pero no tiene por qué ser así, y sin duda, el primer paso siempre debería ser observarnos, llevar un registro de nuestro ciclo y conocer bien cuáles son nuestros síntomas y cuándo se producen. Usar un diagrama menstrual es una buena forma de empezar:

¿Es realmente un síndrome?

Primero de todo, es importante aclarar que a lo que llamamos “Síndrome Premenstrual” no es una enfermedad. Estos cambios se producen principalmente debido a los cambios en los niveles hormonales que ocurren de forma normal durante el ciclo menstrual. Sin embargo, unas mujeres son más sensible que otras a ellos, o experimentan cambios hormonales más bruscos por ciertos motivos.

La doctora y médica naturópata Lara Briden, experta en el ciclo menstrual, lo dice claramente:

El SPM es común, pero no es inevitable. De hecho, el SPM es curable.”

Además, no nos gusta hablar de “síndrome” ya que si interpretamos su definición ampliamente, puede referirse a cualquier tipo de síntomas que experimentamos hasta 15 antes de tu menstruación (prácticamente 2 de 4 semanas de cada mes). Además es interesante pensar que si lo tratamos como un síndrome, la tendencia pueda ser normalizarlo y simplificarlo como algo “de mujeres” o “típico de menstruar”, en vez de estudiar cada uno de sus síntomas de manera individual como afecciones que se pueden tratar o mejorar.

Hasta hace no muchos años, no existía lo que hoy llamamos SPM, si no que se atribuía a nuestra condición de mujer, especialmente “cierto carácter neurótico o histérico de ciertas mujeres”. Y todavía ahora, se utiliza a menudo para trivializar prácticamente todas las emociones de la mujer.

Menos mal, que hoy en día se ha demostrado que estos síntomas premenstruales forman parte de un fenómeno fisiológico y universal que se da en un gran porcentaje de mujeres y personas que menstrúan.

Sin embargo, nuestra percepción de él juega un papel fundamental. El primer paso para controlarlo es reconocer estos síntomas, conocernos y aceptarnos. A partir de ahí, ya tenemos el 50% del camino recorrido para vivir la etapa premenstrual de forma positiva.

Causas del SPM

¡La gran duda! Me encantaría poder decir que hay una causa concreta #TabooBreaker, pero lo cierto es que este tema todavía no se ha investigado lo suficiente… Y aunque hay varios factores que influyen, no se sabe a ciencia cierta por qué algunas mujeres lo notan más que otras.

La causa principal estaría detrás del desequilibrio entre estrógenos y progesterona, especialmente cuando los niveles de estrógenos son más elevados. Este exceso de estrógenos puede provocar que retengamos más líquidos o que nuestro organismo se inflame.

Otro factor que podría influir en gran medida sobre estos síntomas tendría que ver con la alimentación y nuestro estilo de vida, sobre todo con el déficit de ciertas vitaminas. Como explica la Dra Lara Briden existen ciertos suplementos y hierbas medicinales para aumentar la progesterona y por tanto reducir los síntomas premenstruales:

  • Magnesio: Ayuda a producir más progesterona, normaliza su acción sobre el sistema nerviosa central, reduce la inflamación y el estrés.
  • Vitamina B6: Ayuda a sintetizar la progesterona, a mejorar un exceso de estrógenos y reduce la inflamación, mejora la tolerancia a las histaminas y es un diurético natural.
  • Vitex Agnus Castus: Esta hierba, componente principal de nuestro regulador hormonal Ginevitex, inhibe la hormona pituitaria prolactina, mejora la ovulación y los niveles de progesterona.

Sin embargo, como te comentaba, no existe una sola hipótesis que por sí sola explique las causas del SPM. Por ello, mi consejo es que prestes mucha atención a tus síntomas y cuando se producen con mayor intensidad; normalmente se trata de una combinación de distintos factores.

Síntomas del Síndrome Premenstrual

Seguramente esta sea la parte que te es más familiar, y es que el síndrome premenstrual no es más que un conjunto de síntomas en un momento determinado de nuestro ciclo. Sin embargo, los síntomas del SPM de los que te hablo a continuación son distintos en cada mujer y pueden variar de un ciclo a otro. Recuerda que no somos máquinas, sino seres vivos y en nuestro cuerpo influyen numerosos factores.

Síntomas Físicos del SPM

Hinchazón

Desabrocharse el botón de los vaqueros disimuladamente, ganar algo de peso… Es probable que la hinchazón premenstrual se produzca debido a una retención de líquidos, pero la alimentación también puede influir.

Cansancio

Muchas mujeres notan cómo su energía es mucho menor los días previos a su menstruación. Y es que nuestro cuerpo nos está avisando de qué va a pasar por una etapa muy importante, de ahí que el cansancio premenstrual es uno de los síntomas más comunes.

Sensibilidad en los senos

El dolor de senos premenstrual es muy común y suele manifestarse entre 15 días y 1 semana antes de la menstruación. En este post te hablo sobre las causas y qué puedes hacer para aliviar esta molestia.

Dolor de cabeza

Como bien nos explica Lucía Mos en este post, “la cefalea o dolor de cabeza es otro de los efectos de la regla. Si te duele la cabeza unos días antes del período, incluso hasta el punto de tener una migraña, debes saber que es otro de los efectos de la menstruación. Es común y se debe a la caída del nivel de estrógenos.”

Diarrea o trastornos digestivos

Nuestro intestino y nuestro sistema reproductivo, especialmente nuestro útero, están muy vinculados entre sí. Este vínculo puede provocar que cuando nuestro útero se contrae antes o durante la menstruación, también lo haga nuestro colon. Esta podría ser una causa detrás de la diarrea premenstrual.

También hay estudios, tal como indica Xevi Verdaguer, que indican que durante la menstruación «se produce una retención de líquidos en el colón, lo que provoca que las heces sean más pastosas durante los días de sangrado menstrual».

Síntomas Emocionales del SPM

Irritabilidad

Llorar por cualquier tontería, estar más susceptible de lo normal o notar los cambios de humor más de lo normal. La explicación está en la falta de serotonina y endorfinas, lo cual te vuelve más susceptible e irritable.

Insomnio

De acuerdo con el instituto Europeo del Sueño, unos días antes de que llegue la menstruación se produce un incremento brusco de progesterona, “lo que incide en la reducción de las concentraciones de alopregnanolona u hormona THP, que pese a ser una sustancia endógena, tiene efectos sobre el sueño similares a los que tendría un hipnótico.”

Cómo aliviar el síndrome premenstrual: tratamientos y remedios

¡Hay un mundo más allá de los tratamientos hormonales! Existen distintos remedios para el síndrome premenstrual, así como tratamientos naturales para aliviar los síntomas premenstruales. No tenemos por qué resignarnos a pensar que el SPM “es algo que nos ha tocado” o “algo de mujeres”, si no observar nuestro ciclo menstrual y cuidarnos de acuerdo a él.

Un estilo de vida saludable es el primer paso si tienes SPM, y lo cierto es que para muchas mujeres estos cambios son suficientes para controlar los síntomas:

Regulador Hormonal Natural

El Vitex Agnus Castus es el componente principal de mi regulador hormonal favorito, Ginevitex. Esta planta del Mediterráneo, lleva usándose desde la antigüedad para tratar los desequilibrios hormonales y está avalada por muchos estudios científicos. ¡Puedes leer algunos aquí!

Este regulador libre de hormonas puede ayudar al equilibrio hormonal de forma eficaz si se toma cada día, pues nuestro sistema hormonal es altamente sensible y está constante cambio. En mi caso personal, Ginevitex supuso decir adiós al dolor de senos previo a la menstruación, así como a los cambios bruscos de humor.

Te cuento cómo tomar Ginevitex y en qué casos puede ayudarte aquí.

Cuidar la dieta

Los cambios es nuestro estilo de vida son fundamentales para controlar los síntomas del síndrome premenstrual. En concreto, evitar el exceso de sal, azúcar, cafeína y alcohol, especialmente cuando empiecen a aparecer los síntomas puede ser de gran ayuda.

Por otro lado, y tal como recomienda Lara Briden, sería importante averiguar si existe algún déficit de vitaminas, cambiar la dieta y consumir productos frescos, así como suplementar si fuese necesario.

También una dieta rica en triptófano, un precursor de la serotonina que se encuentra en los productos lácteos, puede suponer un gran cambio a mejor.

Por último, consumir abundantes carbohidratos complejos (quinoa, arroz y pasta integral o legumbres) en lugar de refinados puede puede aliviar el síndrome premenstrual, especialmente los cambios de humor.

Infusión antiinflamatoria

Para mejorar la hinchazón premenstrual y la retención de líquidos en CYCLO buscamos una infusión específica con propiedades antiinflamatorias. Con cúrcuma, jengibre, manzanilla y limón (entre otros) ayuda a reducir la inflamación abdominal y prevenir algunos síntomas menstruales como el dolor:

Descansar y dormir

Parece la solución para todo últimamente, ¿no? Pero es que realmente descansar y dormir lo suficiente tiene un impacto enorme en nuestra salud, y por supuesto, también en el ciclo menstrual.

Tal como indica la Dra. Vivian Wanner, Directora Médica del Instituto Europeo del Sueño, es muy importante “incorporar ciertos hábitos de vida saludable, realizar ejercicio físico aeróbico y durante la tarde disminuir el tiempo que pasamos en la cama o tumbados”.

Por otro lado, las terapias de relajación, los ejercicios de respiración, meditar o ir a una clase de yoga, puede ser muy útil durante la fase premenstrual.

Ejercicio físico

Es algo un poco contradictorio, ya que durante esta etapa es cuando solemos sentirnos con menos ganas o menos fuerza (¡al menos yo!). Esto se debe al aumento en los niveles de progesterona, pero es una buena opción hacer un esfuerzo durante esos días previos a la menstruación y hacer ejercicio de intensidad moderada y constante: footing, ir en bici, hacer elíptica…

Si notas que estos síntomas te impiden seguir con tu rutina durante la fase premenstrual es importante que lo consultes con tu médico especialista para averiguar la causa.

Si tomas anticonceptivos pero aun así sufres síntomas premenstruales graves, consúltalo con tu ginecólogo/a puedes en algunos casos estos pueden agravar los síntomas.

Diferencias entre trastorno disfórico premenstrual TDPM y SPM

El síndrome premenstrual suele aparecer la semana previa a la menstruación, y en la mayoría de casos no impide seguir con nuestra rutina. Sin embargo, algunas mujeres tienen síntomas más severos regularmente durante la segunda mitad del ciclo menstrual. Por ejemplo, su humor es depresivo, no tienen interés o fuerzas para realizar su rutina diaria, sufren ansiedad, irritabilidad e incluso tienen pensamientos suicidas.

Esto se conoce como trastorno disfórico premenstrual (TDPM) y la principal diferencia con el síndrome premenstrual, es que este causa síntomas lo suficientemente graves como para interferir con la rutina diaria de las mujeres que lo sufren.

El TDPM es trastorno incapacitante que tarda mucho tiempo en diagnosticarse y que mucha vez no recibe la atención suficiente. Además, este trastorno tiene “repercusión no sólo somática sino también psiquiátrica”. Es por eso que muchas veces se confunde con otras enfermedades psiquiátricas en las que se produce una exacerbación sintomática en la etapa premenstrual.

SPM durante el embarazo

Ay, ¿cuántos embarazos se han confundido con un síndrome premenstrual? Y es que los síntomas del síndrome premenstrual y los del embarazo pueden ser similares

Náuseas por la mañana, dolor de mamas, irritabilidad, migrañas o dolor abdominal son algunos de los más comunes durante la primera semana de gestación. El primer paso si no estás segura de estar embarazada, sería consultarlo con tu médico o realizar un test de embarazo para salir de dudas.

Además, la principal diferencia es que durante el embarazo estos síntomas se alargan hasta 3 meses, mientras que el SPM se detiene al comienzo de la menstruación. Por ello, es importante que distingas un sangrado menstrual, del pequeño sangrado rosado que puede producirse durante el comienzo del embarazo y que dura hasta 2 días.

¿Los efectos del SPM cambian con la edad?

Los síntomas previos a la menstruación pueden aparecer a cualquier edad, pero los estudios indican que los síntomas son más marcados a cierta edad o etapa de nuestra vida:

  • Mujeres entre el final de los 20 y los 40 años
  • Mujeres que han tenido hijos
  • Mujeres con antecedentes de depresión grave

Además, los síntomas con frecuencia pueden ser más intensos o frecuentes al final de los 30 y 40 años, cuando nos aproximamos a la menopausia.

 

Desde CYCLO queremos ayudarte a manejar tu menstruación y las diferentes fases de tu ciclo, tanto en el trabajo como en tu vida personal, dándote herramientas para que seas más productiva y puedas vivir tu ciclo de una manera más positiva.

Conocer nuestro ciclo menstrual es la base de todo. Aprender sobre ti misma en el aprendizaje más valioso y qué más puede ayudarte a controlar y gestionar tus síntomas premenstruales.

Puedes encontrar más información médica y detallada en:

 

Be a #TabooBreaker