Endometriosis y menstruación: tratamientos naturales y testimonios

Aunque todavía es una gran desconocida, la endometriosis es una enfermedad asociada a la menstruación que se estima que afecta a 1 de cada 10 mujeres… Es decir, piensa en 10 mujeres a las que conozcas (hermanas, amigas, tías o compañeras de trabajo), al menos 1 es probable que tenga endometriosis. Entre los síntomas más característicos de la endometriosis se encuentra el dolor menstrual, muchas veces incapacitante.

La falta de investigación, información y concienciación de esta enfermedad “invisible”, la endometriosis, se hace evidente cuando, a pesar de las cifras, todavía escuchamos continuamente frases como: “es normal que te duela», «ve acostumbrándote porque será así siempre», o «que exagerada». Incluso de la mano de profesionales de ginecólogos y otros profesionales de la salud.

Mañana es 14 de marzo, Día Mundial de la Endometriosis, y aquí estoy escribiendo este post con la esperanza de poder visibilizar y dar voz a todas esas mujeres que tienen endometriosis, que sospechan que puedan tenerla, que han sufrido dolor durante su menstruación o siguen haciéndolo. Informarnos es clave para que la endometriosis deje de ser una enfermedad que tarda hasta 10 años en diagnosticarse y se investiguen las causas y tratamientos en profundidad.

¿Qué es la endometriosis?

La endometriosis es más que un “dolor de regla”, se trata de una enfermedad realmente compleja y sobre la que desconocemos muchos aspectos.

A pesar de esto, quiero explicarte de la forma más sencilla en qué consiste. En resumen, la endometriosis es una enfermedad multi-sistémica inflamatoria la cual provoca que parte del tejido endometrial crezca fuera del útero. Esto provoca sangrados en el tejido endometrial durante la menstruación en partes del cuerpo donde no deberían producirse.

Tejido endometrial en la menstruación

Quizás te estás preguntando, ¿y esto cómo afecta a nuestro cuerpo? La principal consecuencia es el dolor menstrual intenso, aunque no es la única.

La razón detrás de esto es que durante la menstruación el tejido endometrial que crece fuera del útero se comporta de la misma forma que en el útero, con la diferencia de que nuestro útero está preparado para ello y el resto de nuestro cuerpo no.

Normalmente el endometrio se desprende de forma natural durante la menstruación y se expulsa a través de la vagina, pero en mujeres con endometriosis el tejido endometrial que ha crecido fuera del útero se inflama al quedar atrapado y no poder expulsarse, afectando a otros órganos (ovarios, trompas…).

Lugares fuera del útero con endometriosis

Aunque como te comentaba, la mayoría de veces el tejido endometrial crece en la zona pélvica (ovarios, trompas, intestino o vejiga) en casos de endometriosis, también puede llegar a hacerlo en situaciones extremas en la piel o los pulmones.

Lo cierto es que se desconocen todavía demasiados factores y su desarrollo es algo imprevisible, es por eso que todavía no se sabe por qué en algunas mujeres el tejido no evoluciona y en otras sí. Aunque ya hay algunas sospechas de las causas…

Además, cuando afecta a los ovarios se pueden formar lo que se conoce como endometriomas, unos quistes consecuencia de la endometriosis. Pero como todo lo que envuelve a este enfermedad, no está clara la causa, “una hipótesis que se ha formulado para explicarlos es el paso retrógrado de la sangre menstrual o el depósito de los implantes de endometriosis en el ovario” según esta investigación.

¿Te das cuenta de la cantidad de desconocimiento que rodea a esta enfermedad?

Síntomas de la endometriosis

Dolor menstrual no quiere decir automáticamente endometriosis. El dolor menstrual no debería normalizarse, pero esto no significa que no sea frecuente. La realidad es que un gran número de mujeres afirman sentir dolor, y las causas pueden ser muy diversas, no siempre hay una enfermedad detrás. Aquí explico algunas.

Sin embargo, si el dolor que sientes es incapacitante (te impide seguir tu ritmo de vida habitual) es importante averiguar la causa. Podría ser endometriosis, pero es importante que prestes atención a otros síntomas:

  • Dismenorrea: El dolor menstrual es el síntoma de endometriosis más común y reconocido… Sé muy bien que para muchas de las que tenéis esta enfermedad, el dolor ha supuesto dejar de lado por completo vuestra vida mientras menstruais, visitas a urgencias y mucho sufrimiento e incomprensión.
  • Dolor pélvico: En algunos casos el dolor en la zona pélvica se produce de forma crónica y no solo durante la menstruación. También es frecuente sentir molestias durante la ovulación y que se extienda a otras zonas como las lumbares.
  • Dolor durante las relaciones sexuales o dispareunia. Este dolor también se asocia al vaginismo, una afección del suelo pélvico muy desconocida.
  • Problemas de fertilidad: Hasta un 50% de las mujeres con endometriosis tiene problemas para quedarse embarazada, sin embargo no está claro que la endometriosis sea causa directa de la esterilidad. Además, recuerda que no siempre endometriosis es sinónimo de infertilidad y esto es un gran mito que la rodea.
  • Sangrado uterino anómalo: La endometriosis puede alterar el ciclo que normalmente seguiría el tejido endometrial, provocando sangrados entre reglas

Otros síntomas asociados a la endometriosis pueden ser los problemas digestivos, la hinchazón y la náuseas provocadas por el dolor. De hecho, ¿sabes que muchas mujeres son mal diagnosticadas con colon irritable en lugar de endometriosis?

Endometriosis asintomática

Aun así, sorprendentemente un afortunado 20% de las mujeres con endometriosis son asintomáticas, tal como explica la experta Irene Aterido en este post.

Grados de endometriosis

Por otro lado, no todas las mujeres con endometriosis tienen los mismos síntomas, ni todos los casos de endometriosis son iguales.

Para facilitar el tratamiento y ayudar a gestionar los síntomas, la endometriosis se ha clasificado en cuatro grados distintos, siendo la endometriosis profunda de grado 4 la más severa. ¿En qué se basa esta división? No en el grado de dolor, sino en otros factores como la ubicación, cantidad, profundidad y tamaño del tejido endometrial situado fuera del útero (entre otros más específicos).

La endometriosis de grado 1 sería la más leve, en ella el tejido endometrial aparece en la superficie uterina. En el grado 2 penetra en las paredes uterinas. En el grado 3 se extiende a los ovarios u otros puntos del abdomen. Y por último, encontramos el grado 4, conocido como endometriosis severa.

Endometriosis grado 4

La endometriosis grado 4 es el caso más avanzado de esta enfermedad crónica sobre para la que todavía no existe cura. En esta etapa el tejido ha penetrado debajo del peritoneo, una zona muy sensible donde se encuentra por ejemplo nuestro recto o la vejiga.

Normalmente, en caso de endometriosis profunda grado 4 existen endometriomas en los ovarios y adherencias en el abdomen o el intestino.

Causas de la endometriosis

Una de las cosas más frustrantes, consecuencia también de todo el desconocimiento médico en torno a la endometriosis, es no saber a ciencia cierta las causas. Sería mucho más fácil tomar medidas para prevenir, diagnosticar y tratar si las causas se hubiesen investigado lo suficiente. Aun así, hay algunas sospechas…

  • Exceso de estrógenos: Los estrógenos, una de las hormonas principales en nuestro ciclo hormonal, tienen la capacidad de transformar las células embrionarias en implantes similares a los del endometrio. Por ello las mujeres con endometriosis deberían reducir su exposición a estrógenos en alimentación y ambiente (químicos, cosméticos, productos de limpieza…)
  • Trastorno del sistema inmunitario: Un trastorno en el sistema inmunitario podría hacer que nuestro cuerpo no sea capaz de reconocer y destruir el tejido endometrial que está creciendo en lugares que no le corresponden.
  • Implantación de cicatrices quirúrgicas: Otra teoría apunta a que después de ciertas cirugías relacionadas con el sistema reproductor, como una cesárea, las células del endometrio pueden fijarse a la incisión.

También podría entrar en juego el papel hereditario, porque existen muchos casos en lo que la madre y varias hermanas tienen endometriosis, pero no se ha demostrado.

Tratamiento natural para la endometriosis

La endometriosis no tiene cura, pero sí tenemos a nuestro alcance una serie de tratamientos para reducir el dolor y otros síntomas. Aunque el más común es el tratamiento hormonal (anticonceptivos orales), este suele producir numerosos efectos secundarios. Por eso hoy quiero hablarte de otros tratamientos naturales para la endometriosis, así como ciertos cambios en el estilo de vida que pueden mejorar considerablemente los síntomas de endometriosis, especialmente el dolor.

Lo esencial es que si tienes o crees que puedes tener endometriosis realices estos cambios siempre consultando previamente con tu ginecóloga/o o un profesional especializado. En este enlace de la web de Endo Madrid puedes consultar las unidades especializadas en el hospital 12 de Octubre de Madrid y en diferentes comunidades.

Cambio de hábitos

Reducir la exposición a estrógenos tanto en productos químicos como en la alimentación y usar productos de higiene menstrual inocuos para la salud: copa menstrual de silicona médica o compresas de tela de algodón ecológico.

endometriosis-tratamientos-cambio-habitos

Una investigación del Hospital Clínic de Barcelona asocia la endometriosis con la exposición a ciertos disruptores endocrinos como las dioxinas, presentes en la mayoría de tampones y compresas desechables.

Alimentación antiinflamatoria

La experta en alimentación y salud hormonal Marta León de @foodgreenmood es una de las profesionales que puede guiarte y asesorarte personalmente.

Ginevitex

El equilibrio hormonal es fundamental para gestionar los síntomas de la endometriosis. Te recomiendo que pruebes Ginevitex, un regulador hormonal que se hace a raíz de la planta Vitex Agnus Castus y una tintura ecológica a base de orujo artesanal. Esta planta actúa sobre la hipófisis, ayudando a equilibrar nuestras hormonas. Es por eso que muchas mujeres con endometriosis, que deciden no someterse a tratamiento hormonal, se sienten mucho mejor tomando Ginevitex.

17,90 €

Ginevitex es un regulador hormonal totalmente natural que ayuda eficazmente a regular nuestro ciclo menstrual de forma natural.  Disponible en formato 30ml o 100ml.

Electroestimulación

Tal como explico en este post, la electroestimulación puede ser una forma natural de gestionar el dolor menstrual en mujeres con endometriosis. Las corrientes emitidas por los dispositivos TENS especializados alteran la capacidad del cuerpo para percibir señales de dolor y favorecen la secreción de endorfinas, resultando muy efectivos incluso en casos como la endometriosis.

electroestimulacion-dolor-endometriosis-menstruacion

Fisioterapia de suelo pélvico

Mi querida Sandra de Fisioespecialistas lo explica mucho mejor que yo en el siguiente vídeo y puedo decir por experiencia propia, que sus manos hacen maravillas:


Son muchos los cambios y tratamientos naturales para gestionar la endometriosis, pero siempre debes acudir antes a una ginecóloga y endocrina expertas en endometriosis. Esto es todavía más esencial si deseas interrumpir un tratamiento hormonal y probar una terapia alternativa.

Además, creo súper importante resaltar que debería respetarse la decisión personal de una mujer que no desea suprimir su ciclo menstrual sometiéndose a un tratamiento hormonal que no la curará, aunque tenga endometriosis.

Tratamiento hormonal para endometriosis

Como comentaba, lo más común, debido a la falta de investigación e información, es el tratamiento hormonal para interrumpir la menstruación y mejorar los síntomas. Sin embargo, en el momento en el que una paciente con endometriosis deja de tomarlos estos reaparecen igual o de forma más intensificada. No son la solución definitiva, sino más bien un “parche”.

Para que estés informada, quiero hablarte de los los tratamiento hormonales para la endometriosis más frecuentes:

  • Anticonceptivos orales: Estos suprimen el ciclo menstrual, y por tanto la menstruación, además en caso de endometriosis se suelen recetar de forma continuada, sin descanso.
  • Progestinas: medicamentos que actúan de forma similar a la progesterona sobre el útero, ayudando a reducir el dolor.
  • Análogos de GnRH: Producen una reducción en los niveles de estrógenos en nuestro cuerpo (como ocurre durante la menopausia), suprimiendo el ciclo menstrual y por tanto, la menstruación.

Diagnóstico

Si tienes dolor menstrual o sospechas de endometriosis y lo consultas con tu ginecólogo/a lo más normal es que te realice una ecografía y te de un diagnóstico. Pero… ¿sabes que la ecografía normalmente solo detecta la endometriosis profunda o endometriomas?

Un diagnóstico verdaderamente certero de endometriosis debe hacerse mediante una laparoscopia.

Después del diagnóstico, para las mujeres con endometriosis las cosas siguen siendo complicadas, como explica Lucía, fundadora del proyecto @endomeque: “apenas tenemos información al respecto y nos entra miedo por desconocimiento. También sabemos que es complicado contarlo, ya que a la gran mayoría no nos entienden.”

Realidad de la endometriosis: testimonios

Y ahora, después de informarte de síntomas, causas, tratamientos… Quiero que conozcas la verdadera realidad de la endometriosis, algo que considero esencial para su visibilización y para crear conciencia entre la comunidad sanitaria y científica.

Por eso, a continuación voy a compartir contigo testimonios reales de seguidoras que nos han escrito contándonos todos los detalles de su historia, para que intentemos ponernos en su piel y comprendamos su situación.

Siendo sincera, faltan muchos más detalles y anécdotas que no hemos podido compartir… Pero tenía claro que quería dar voz a la verdaderas protagonistas de esta lucha, a las auténticas guerreras que han pasado por años de consultas, visitas a urgencias y sufrimiento hasta que se les ha diagnosticado endometriosis:

Lydia Navas

Desde la primera vez que hizo su aparición mi menstruación recuerdo muchísimo dolor. Ese dolor nunca llegó a desaparecer, haciendo que esa niña de 12 años aprendiese a lidiar con él.

Recuerdo que con 15 o 16 años, llegué a urgencias ardiendo de fiebre por el dolor, y que un doctor bastante desconsiderado, después de hacerme una simple analítica, separó a mí madre de mi lado para decirle que su hija estaba perfectamente y que todas esas visitas a urgencias se debían a que tenía un problema psicológico y quería llamar la atención.

“Os podéis imaginar cómo se quedó mi madre (mi fiel compañera en este proceso) ante eso y su reacción”

El fin de ese proceso sin conocer qué me pasaba fue en marzo de 2019 (tenía 25 años) cuando después de dos meses de pruebas me diagnosticaron Endometriosis en un ligamento que une mi útero al sacro.

Lucía Arnaiz de @endomeque

No vives con endometriosis, aprendes a convivir con ella.

Soy Lucía, tengo 23 años y hace 3 le pusieron nombre a aquellos intensos dolores que pasaron de dejarme inmóvil durante los días de regla a acompañarme prácticamente todo el mes, influyendo en todas mis relaciones personales. Por más que hubiera insistido en que esos dolores incapacitantes no eran normales y no me dejaban realizar mi vida con normalidad, nadie me había derivado antes a ginecología por mucho que hubiera insistido, dado que “eres débil”, “eres muy delgada”, “es condición de ser mujer”, “la regla duele, acostúmbrate” … No tardaron más de un minuto en ver que tenía endometriosis.

Ante la falta de información sobre la endometriosis monté la asociación benéfica @endomeque a principios de 2018. El objetivo es visibilizar la enfermedad y recaudar fondos, mediante eventos benéficos, para donar los beneficios a su investigación.

Ana de @lucha_como_una_endoguerrera

La endometriosis me quitó la vida primero y luego me la salvó. Me ayudó a tejer una nueva en la que yo fuera la protagonista, pero sobre todo me ayudó a valorar y a celebrar cada día que ESTOY VIVA.

Sufro endometriosis desde mi primera regla. Mi vida paraba cada mes durante al menos dos días. Pero peor que el dolor, eran los sentimientos de culpa e inseguridad. Multitud de médicos diciéndote que todo estaba en mi cabeza y que el dolor era normal.

Me diagnosticaron endometriosis hace tres años y hace 5 meses me realizaron una laparoscopia de 6 horas de duración en la que perdí una trompa, un trozo de intestino delgado y grueso, hasta que no me sometí a la cirugía, ninguna prueba había determinado la cantidad de endometriomas y adherencias que tenía.

LA ENDOMETRIOSIS NO TIENE CURA, sólo es posible llevar una vida lo más consciente y saludable posible para reducir sus síntomas. Por esto es tan importante el apoyo entre nosotras y la comprensión de la sociedad.

Todos estos testimonios me hacen pensar una vez más en lo necesario que es que la endometriosis se incluya dentro del temario en el grado de medicina y otras ciencias de la salud (porque todavía no lo está a pesar de que afecta hasta un 15% de mujeres actualmente), que se cree una comunidad de especialistas y también se desarrollen protocolos para detectarla lo antes posible. Es igual de importante por otro lado que los tratamientos sean pautados por expertos, así como las cirugías, para minimizar riesgos y efectos adversos.