Alimentos para combatir la candidiasis vaginal

Todas hemos oído hablar de la candidiasis vaginal y seguramente, si estás leyendo esto, la hayas sufrido alguna vez, ¿verdad? Son muchas las mujeres que al igual que yo en el pasado, padecen recurrentes infecciones vaginales por el hongo cándida. 

La cándida es una levadura que habita en nuestro organismo sin producir ningún síntoma ni molestia. El problema ocurre cuando por ciertas razones esta levadura crece en exceso, entonces aparece la infección y las molestias. Algunas de las causas pueden ser haber tomado antibióticos, épocas de estrés elevado o sensibilidad a productos de higiene menstrual como los tampones. 

Personalmente, estuve luchando mucho tiempo contra la candidiasis vaginal y los médicos tan solo me hablaban de óvulos y cremas, hasta que descubrí el papel sumamente importante que juega la alimentación. Por eso, hoy quiero compartir con vosotras las claves para una dieta anti-cándida. ¿Cuáles son esos alimentos que es mejor evitar para combatir la candidiasis? ¿Cuáles deberías empezar a incluir en tu dieta?

Dieta para tratar la candidiasis vaginal

Te estarás preguntando, ¿y qué tiene que ver la alimentación con una infección vaginal? A mí también me sorprendió muchísimo, pero resulta que la cándida habita en nuestra flora intestinal. Un pH ácido en nuestro organismo puede favorecer el crecimiento de ciertas levaduras en exceso, como la cándida. 

Este hongo se alimenta particularmente del azúcar y los carbohidratos, por lo que en algunas ocasiones, a parte de tratar la candidiasis vaginal localmente (las cremas y óvulos de los que os hablaba), es necesario dejar de alimentarla. 

Alimentos para prevenir la candidiasis vaginal

Para llevar a cabo una dieta anti-cándida, es muy importante evitar todos los alimentos altos en carbohidratos, levaduras y azúcares, pues estos son las principales fuentes de alimentación de este hongo. Además, lo ideal es reforzar nuestra dieta con alimentos antiinflamatorios y antifúngicos que ayuden a fortalecer nuestro sistema inmune.

Aguacate

El aguacate es una de esas frutas maravillosas para la salud hormonal y… ¡también para la candidiasis! Es rico en omega 3 y vitamina E, dos potentes antioxidantes, y nos proporciona grasas saludables esenciales para equilibrar nuestras hormonas y combatir el sobrecrecimiento de hongos en nuestro organismo. 

Kale o Col Rizada

Verde que te quiero verde… Este crucífero, al igual que otras verduras de hoja verde como las espinacas o la rúcula, van a ser tus mejores aliados. Puedes consumir tanto como quieras, ¿por qué? Porque la kale es un alimento alcalino que ayuda a desintoxicar el organismo. Nos ayuda a combatir así las bacterias, equilibrar las hormonas y cuidar nuestra salud en general. 

Canela

¿Sabes que ayuda a regular nuestros niveles de azúcar en la sangre? Además, lo mejor es que nos permite endulzar y dar sabor a las recetas, evitando así el uso de azúcares añadidos. 

Ajo

El antibiótico natural por excelencia. Intenta incluirlo en los aliños de tus ensaladas de hoja verde y aguacate o hacer con él un pesto natural.

Verduras

Especialmente los que no son almidones, como la patata o el boniato. Lo ideal es incluir tantas verduras en tu plato como puedas, deben ser la base de tu alimentación. No solo para controlar el azúcar en sangre, sino para cuidar la salud y aportar las vitaminas y antioxidantes que nuestro cuerpo más necesita en ese momento. 

Limón

El limón va a ser también tu gran aliado porque se trata de una fruta que es alcalinizante. ¿Esto qué significa? Que ayuda a equilibrar el pH de nuestro organismo, para que nuestro cuerpo pueda recuperar la salud.

Alimentos que no debes tomar si tienes candidiasis

En caso de candidiasis recurrentes, es recomendable también alejarse de ciertos alimentos durante unos meses, especialmente todos los alimentos altos en azúcar y carbohidratos simples como harinas, cereales no integrales y fruta en exceso. Pero, también es importante evitar estos que voy a comentar a continuación: 

Lácteos

La mayoría de los derivados lácteos, como el yogur o la leche, contienen azúcares fermentables y lactosa, dos componentes inflamatorios. Ambos afectan no solo a la inflamación, sino también a nuestro equilibrio hormonal. 

Azúcar y alimentos con azúcares añadidos

Dentro de este grupo no solo me refiero al azúcar junto a ese café por la mañana, sino también de todos los azúcares refinados añadidos. Se ha demostrado que eliminando el azúcar y alimentos ricos en este como galletas o cereales industriales, los síntomas de la cándida mejoran. 

Alcohol

El alcohol es rico en azúcar, por lo que también se convierte en una fuente de alimento para la cándida. Dentro de este grupo se incluye la cerveza, el vino y otros licores. Prueba a cambiar esa copa por una infusión calmante con hielo, ¡es dulce de manera natural!

Café

El café es un alimento que incrementa el grado de acidez en nuestro organismo. Cuando estamos llevando a cabo una dieta para acabar con la candidiasis buscamos equilibrar nuestro pH, por lo que es muy importante alejarse de este tipo de bebidas durante un tiempo. Además, tanto el té como el café nos alteran y aumentan nuestro nivel de estrés, y como he comentado antes, este es un factor que también puede hacer proliferar este hongo. 

Si tienes más curiosidad por esta dieta, en este vídeo la nutricionista ortomolecular Cala Cervera, experta en candidiasis, me explica las pautas más importantes:

Consejos para prevenir la candidiasis

Más allá de una dieta anticándida adecuada, creo que es también sumamente importante tener en cuenta otros factores que afectan a nuestra salud vaginal: 

Mi principal consejo es evitar productos menstruales desechables y optar por alternativas ecológicas y no abrasivas como la copa menstrual las compresas de tela. Los tampones alteran nuestro pH vaginal y resecan nuestras mucosas, provocando mayor abrasión en la zona afectada por el sobrecrecimiento de hongos. Lo mismo ocurre con las compresas desechables, que no solo contienen plástico y celulosa, sino numerosos químicos que afectan directamente a nuestra salud. 

Usar ropa interior de algodón siempre es imprescindible en caso de candidiasis vaginal, así como evitar llevar vaqueros o pantalones muy ajustados que impidan la transpiración. Y ahora en verano, intentar no llevar prendas húmedas, como el bikini, demasiado tiempo. 

Por último, me gustaría destacar que sufrir candidiasis de forma recurrente es duro y puede afectar también a nuestro estado emocional y psicológico. Recuerdo pensar cosas como “no me voy a curar nunca”… Por eso, te animo a cambiar el chip y convencerte a ti misma de que tiene cura, porque la tiene. No sabes el gran poder que tiene la mente en nuestra salud. 

Be a #TabooBreaker