Cómo sacar la copa menstrual sin dolor y sin manchar

Cómo quitarse la copa menstrual suele ser lo que más nos frena a la hora de empezar. Con práctica y estos trucos seguro que lo conseguirás fácilmente.

Aunque una de las dudas más frecuentes es cómo doblar la copa menstrual, una vez ya la has introducido algo que también genera incertidumbre y nerviosismo es cómo quitar la copa menstrual: “¿Podré sacarla fácilmente?” o “¿Cómo me quito eso de ahí?”

La copa menstrual puede llevarse hasta 12 horas, por lo que muchas veces…  ¡Incluso nos olvidamos de ella! Algunas mujeres no tienen problema al introducirla, pero cuando llega el momento de averiguar cómo quitar la copa menstrual empiezan las dudas. Lo reconozco, la primera vez que intenté sacar mi copa no funcionó a la primera, tuve que relajarme y tener un poco de paciencia. Pero, la segunda vez tardé menos de cinco segundos.

 

Todo tiene su truco y es mucho más sencillo de lo que parece. Sin embargo, para hacer este proceso todavía más fácil y rápido en este post voy a explicarte paso por paso cómo quitar la copa menstrual correctamente y mis mejores trucos. ¿Preparada?

 

Cómo quitar la copa menstrual:

 

  1. Lávate las manos

Lo primero y lo más importante es lavarte las manos con jabón antes de intentar quitarte la copa menstrual. Al igual que al introducirla, es muy importante tener mucha higiene siempre que vayas a manipular tu copa.

 

  1. Relájate

Nuestro cerebro juega un papel fundamental en el proceso, por lo que es importante recordar que la copa menstrual siempre, siempre sale. Esto es algo que debes repetirte si ves que las primeras veces te cuesta un poquito más extraerla. Respira hondo antes de darte por vencida o intenta distraerte haciendo otra cosa antes de volver a intentar sacar la copa menstrual.

 

  1. Busca una posición cómoda

Busca una posición en la que te sientas cómoda y un lugar adecuado, un sitio donde no estés pendiente de ensuciar o manchar nada a tu alrededor. Tanto para poner como retirar la copa menstrual te recomiendo ponerte de cuclillas en la bañera o la ducha, especialmente el primer día. Otra posición cómoda es levantar una pierna y apoyar un pie sobre el inodoro. Después podrás hacerlo prácticamente en cualquier sitio, créeme.  

 

  1. Localizar la bolita con los dedos

Una vez estés relajada y en una posición que te resulte cómoda, el primer paso para quitar la copa menstrual es localizar la bolita o tallo que sobresale. Este debería estar en la entrada de tu vagina, al ras de los labios vaginales. Su función principal es guiarte para localizar la base de la copa de forma rápida y sencilla. Si no la localizas recuerda no agobiarte, todo tiene su truco. Sigue leyendo para averiguar cómo localizarlo más fácilmente.

 

  1. Usa los músculos vaginales

En algunas ocasiones, debido al movimiento y a otros factores, la copa menstrual puede moverse hacia dentro, de forma que el tallo o bola del final se introduce dentro de la vagina y es difícil localizarla. Un truco para hacer que la copa baje y sea fácil de coger es hacer fuerza con los músculos vaginales, como cuando intentas defecar. De hecho, un buen momento para retirar la copa es después de ir al baño ya que al hacer fuerza la copa normalmente se desplaza hacia abajo.

 

  1. Presiona la base

Una vez localizada debes presionar la base de la copa con dos dedos (el índice y pulgar) para romper el efecto vacío que crea la copa. Si tiras de ella directamente sin presionar la base puedes hacerte daño.

 

  1. Mueve la copa suavemente de lado a lado

El paso final consiste en mover la copa suavemente de lado a lado al tiempo que tiramos de ella hacia fuera. Este movimiento facilita que entre aire y sea mucho más fácil de quitar la copa que si solo tiramos de ella. Y tranquila, si lo haces con cuidado a penas mancharás los únicos dos dedos que necesitas para retirarla.

 

Por qué no puedo sacar la copa menstrual

Existen varias razones por las que puede parecer que no puedes sacarte la copa menstrual.

 

En primer lugar, si la copa está vacía o semi-vacía puede haberse movido hacia el interior de la vagina. Esto se debe principalmente a la falta de peso que hace que la copa se mueva más o no baje hacia abajo. Es algo común y que no debe preocuparte mientras no tengas pérdidas ni te moleste.

 

Si la talla de tu copa menstrual es más pequeña de lo que te corresponde esta se moverá dentro de tu vagina más de lo habitual, pudiendo producir pérdidas y haciendo más difícil localizarla. Por ello, es muy importante escoger la talla correcta de acuerdo a tu edad y otros factores. Aquí resuelvo todas las dudas sobre cómo elegir la talla de la copa menstrual.

 

Otras veces simplemente la copa se desplaza hacia arriba al llevarla puesta durante muchas horas o durante toda la noche. Esto también es algo habitual, de hecho a mí me ha pasado en varias ocasiones. Recuerda que puedes llevarla hasta 12 horas, hacer deporte o yoga con ella e incluso nadar en el mar. A continuación te explico qué hacer en estos casos.

 

¿Qué hacer si no encuentras la copa menstrual?

 

Lo primero y fundamental es relajarte. ¿Recuerdas lo que te comentaba al principio? La copa SIEMPRE sale y no va a perderse dentro de ti. De nada sirve repetir “no puedo quitarme la copa menstrual” una y otra vez. Trata de repetir justo lo contrario: “la copa menstrual siempre sale”.

 

Si has pasado mucho tiempo tumbada con la copa puesta prueba a estar de pie haciendo otras cosas y distrayéndote. Probablemente ella sola irá bajando, date un mínimo de media hora antes de volver a intentarlo.

 

El siguiente paso, si todavía no logras localizarla, es realizar ejercicios de Kegel. Estos ejercicios consisten en hacer gimnasia con tu vagina para ejercitar y fortalecer el suelo pélvico. Un ejemplo es apretando y soltando poco a poco, como si intentases aguantar la orina y después expulsarla. De esta forma tus propios músculos empujarán la copa hacia fuera.  

 

Por último, recuerda que la copa requiere práctica y paciencia. Puede que el primer día introducirla sea como respirar y quitarla cueste un poco más, o al revés. Date unos dos o tres ciclos para acostumbrarte y verás como poco a poco mejoras y todas las pequeñas dificultades del principio quedan en una anécdota.

 

Bienvenida a la #RevoluciónSostenible