¿Qué es ciclo menstrual? ¿Cuáles son sus fases?

¿Sabes realmente qué es el ciclo menstrual? Generalmente, todas sabemos más o menos que el ciclo menstrual es el proceso por el que pasa nuestro cuerpo cada mes para preparar al útero ante un posible embarazo. Pero aparte de la teoría más básica, ¿Sabes diferenciar las fases de tu ciclo? ¿Qué es lo que aprendiste sobre él en el colegio?

Las mujeres somos cíclicas. Vivimos constantemente en un ciclo menstrual, porque cuando termina uno, seguidamente comienza otro. Además, el ciclo menstrual consta de varias fases; la fase menstrual, la premenstrual, la preovulatoria y la ovulatoria.

Exceptuando las dos primeras, estoy segura de que muchas de vosotras no sabéis identificar en qué otra fase del ciclo os encontráis. Y es que generalmente no recibimos educación menstrual, y por tanto no sabemos qué es el ciclo menstrual y cuáles son sus fases en detalle. 

Sin embargo, es muy importante llevar un control de los cambios que experimenta nuestro cuerpo a lo largo del ciclo menstrual, al fin y al cabo ¡menstruamos durante aproximadamente 40 años de nuestra vida! 

Pero tranquila, yo era la primera que antes no llevaba la cuenta de nada, ni siquiera apuntaba cuando me bajaba la menstruación y cuando se me iba, porque nadie me había hablado en detalle sobre qué es el ciclo menstrual y la importancia que tiene en nuestra vida. Por eso, hoy voy a hablarte de todo lo que he aprendido sobre las etapas del ciclo menstrual

Lo que hay que saber del ciclo menstrual

El ciclo es una increíble fuente de conocimiento sobre nosotras mismas. Algo que cuando conocemos nos empodera y nos ayuda a entendernos. Conocer cosas tan básicas cómo cuándo empieza y cuando acaba nuestro ciclo menstrual o cuales son las fases que lo forman son mucho más importantes de lo que pensamos. 

¿Cuando empieza y acaba?

Empecemos por lo básico. ¿Cuándo empieza mi ciclo menstrual? 

Por esto de que vivimos en un constante ciclo, quizás no te queda muy claro en qué fase finaliza uno y en cual comienza el otro, y esto es fundamental si quieres empezar a llevar un registro del mismo. 

Pero tranquila, porque el ciclo siempre empieza el primer día de tu menstruación y termina el primer día de la siguiente, indiferentemente de los días que dure tu ciclo. Puede ser de 28 días, que se suele decir que es el más común, o puede ser también de menos o de más días. De hecho, tu ciclo puede durar hasta 38 días y considerarse como un ciclo normal. 

En este blog te cuento mucho más sobre la durabilidad del ciclo menstrual.

Fases del ciclo menstrual

Ahora nos adentramos en mi parte favorita…¡las fases del ciclo menstrual!

Y es que… ¿qué es el ciclo menstrual? Un conjunto de fases que forman un todo. El ciclo está compuesto por 4 fases: la fase menstrual, la fase folicular, la ovulatoria y la fase lútea. 

Aunque comúnmente se habla de cuatro fases del ciclo, en realidad la fase menstrual se encuentra dentro de la folicular y la ovulatoria entre esta y la lútea ¿lo sabías?

Fase folicular

La fase folicular va desde el día 1 de tu menstruación hasta la ovulación. En esta fase los niveles de estrógeno son más altos porque el ovario se prepara para liberar al óvulo.

Menstruación

Cómo hemos dicho, es la que marca el comienzo del ciclo. Cuando el óvulo no ha sido fecundado en la fase ovulatoria, el endometrio que recubre nuestro útero se desprende al no producirse un embarazo, y se expulsa en forma de sangrado menstrual

Pre-ovulación

Después de la menstruación, los tejidos y todo lo que se forma para preparar al útero para un embarazo, se desprende. En la fase proliferativa, un nuevo óvulo comienza a formarse en nuestros ovarios, ese recubrimiento uterino vuelve a crecer y aumentan nuestros niveles de estrógenos. 

Ovulación

Más o menos a la mitad del ciclo se libera un óvulo (aunque el momento exacto depende mucho de cada una y de cada ciclo). Los niveles de estrógeno alcanzan su punto máximo justo antes de que esto ocurra, para que en caso de querer quedarte embarazada, el endometrio se vuelva más denso y retenga el esperma. Cuando termina la ovulación, los niveles de estrógeno vuelven a disminuir y comienza la fase lútea. 

Fase lútea

También conocida como fase premenstrual. Va desde el final de la ovulación hasta la siguiente menstruación. Se produce un aumento de la hormona progesterona y los estrógenos disminuyen, lo que puede dar lugar a algunos síntomas premenstruales como el dolor de cabeza o dolor de ovarios.

Duración del ciclo menstrual

Lo hemos escuchado en todos lados: el ciclo menstrual normal dura 28 días. Seguro que si tu ciclo no dura 28 días has acudido al médico para ver qué es lo que puede estar yendo mal. 

En algunos casos es posible que exista algún problema como por ejemplo ovarios poliquísticos, algo muy común en las mujeres y que no es nada grave, pero probablemente la respuesta del médico ha sido, tranquila porque a tu ciclo no le pasa nada.

Y es que el ciclo no tiene por qué durar 28 días exactamente. Siempre se ha utilizado ese número para usarlo de ejemplo y yo creo que en parte, porque coincide con los ciclos de la luna. Pero incluso si tu ciclo tiene una duración de 38 días, se sigue considerando un ciclo normal.

Ciclo menstrual irregular

¿Os suena de algo? Esto es todavía mucho más normal ahora en verano, que como ya hemos visto en los últimos blogs de clima y menstruación y viajar con la menstruación, hay muchos factores que pueden afectar para que tu ciclo menstrual se vuelva irregular.

Ovarios poliquísticos.

Los ovarios poliquísticos pueden hacer que tu menstruación sea muy irregular. El Síndrome de Ovario Poliquístico (SOP) provoca que los folículos no se desarrollen correctamente y no alcancen una grado de madurez tal como para ser liberados. De esta manera, se producen los ciclos anovulatorios.

Si padeces Síndrome de Ovario Poliquístico, la obesidad o el sedentarismo agravarán las irregularidades en tu ciclo, debido a que de esta manera aumentará todavía más la producción de andrógenos, que es lo que hace que los folículos no maduren correctamente.

Temperatura

Los cambios de temperatura afectan a tu ciclo menstrual. La exposición al sol además influye en algunas hormonas (la vitamina D es esencial para el equilibrio hormonal), lo que a su vez influye directamente en nuestro ciclo. Por esta razón, muchas veces nuestro ciclo no es igual en las estaciones de calor y sol que en las de frío.

Algunas personas suelen tener ciclos más cortos, más abundantes (también porque el calor es vasodilatador) y menos dolorosos, y en invierno el frío actúa como vasoconstrictor y por eso las mujeres tienen períodos más dolorosos, menos abundantes y más largos. 

Mala alimentación

La mala alimentación puede ser la causa de tus desajustes menstruales.

Los alimentos que comemos tienen diferentes propiedades muy beneficiosas según la fase del ciclo en la que los consumas. Hay alimentos más adecuados para tomarlos en una fase que en otra. 

Normalmente las molestias y síntomas menstruales se deben a la pérdida de progesterona o al exceso de estrógeno, algo que podemos intentar equilibrar comiendo según qué alimentos.

Durante la menstruación, toma alimentos altos en magnesio como frutos secos y altos en vitamina B6, para incrementar la progesterona y disminuir así los dolores y cólicos que puedas tener. Consume legumbres y verduras para bajar los niveles de estrógeno y evita el consumo de alcohol para que tu flora intestinal se regenere. 

Si tu ciclo se ha vuelto irregular de repente, consúltalo con tu médico especialista para que pueda hacer los estudios pertinentes y averiguar la causa.

Estrés y ansiedad

El estrés y la ansiedad pueden provocar que tus hormonas monten una fiesta, ¡nunca mejor dicho! Y es que cuando estamos sometidas a un periodo de más presión, cómo por ejemplo exámenes o mucha carga en el trabajo, las hormonas se revolucionan provocando grandes alteraciones en nuestro ciclo menstrual. 

Desde retrasos hasta amenorreas o dolores muy fuertes que incluso puedes notar dos meses después de haber pasado por un periodo estresante.

Viajar a un país con diferencia horaria

Si has viajado a algún país con una diferencia horaria muy grande con respecto al tuyo, sabrás que el jetlag puede desajustar todo, hasta tu menstruación.

Las alteraciones en los patrones de sueño, los horarios de las comidas, pequeñas preocupaciones cómo retrasos en los vuelos, nuevas sensaciones… todo esto puede causarnos un cambio en las fases del ciclo menstrual. 

Cómo prevenir el ciclo irregular

A veces hay cosas que no podemos evitar, pero podemos hacer todo cuanto esté en nuestra mano para mejorarlo y prevenirlo.

Lo principal para que tu ciclo menstrual esté en orden, es que tú también lo estés. Cómo te sientes por dentro y los hábitos que llevas a cabo día a día repercuten directamente en tu menstruación y también en cómo te ves por fuera. 

Prioriza tus labores y se organizada en cuanto a tu trabajo. Tienes que saber que no podemos ser igual de productivas en todas y cada una de nuestras fases. En la fase ovulatoria te sentirás con mucha más energía que por ejemplo en tu semana menstrual.

Mantén una dieta equilibrada y saludable y toma los alimentos que más te beneficien en cada fase del ciclo para el correcto equilibrio de tus hormonas.

Otra opción, es que te ayudes de un regulador hormonal para evitar todos esas irregularidades, como por ejemplo el Ginevitex.

17,90 €

Ginevitex es un regulador hormonal totalmente natural que ayuda eficazmente a regular nuestro ciclo menstrual de forma natural.  Disponible en formato 30ml o 100ml.

La planta vitex, su principal componente, tiene múltiples propiedades beneficiosas para regular el sistema endocrino y así evitar irregularidades en las diferentes etapas del ciclo menstrual.

Por ejemplo, puede ayudarte si tienes ovarios poliquísticos, regulando tu nivel de andrógenos.

¿Las personas transgénero tienen ciclo menstrual?

Si la menstruación es todavía un tema tabú para las mujeres, aún lo es mucho más para los hombres que menstrúan; porque sí, hay algunos hombres que menstrúan. Al igual que no todas las mujeres menstrúan, por ejemplo las mujeres transgénero. 

Por otro lado, esto también afecta a las personas no binarias que no se identifican con ningún género. 

Cada persona transgénero elige que camino tomar, hay gente que decide hormonarse, otra gente decide operarse, algunos escogen ambas opciones y otros ninguna. Es algo que depende mucho de la persona y es una gran decisión que no se puede tomar a la ligera.

Hace un tiempo tuve la suerte de poder entrevistar a Rubén (@_Belifving), una persona trans masculina, con quien aprendí mucho sobre este tema más desconocido para mí y pude dar visibilidad a esta parte del colectivo menstruante.

Para algunas personas trans la menstruación puede ser algo muy doloroso que les cause disforia y un gran rechazo hacia su cuerpo. Les recuerda que sus genitales y el cuerpo que les ha sido asignado realmente no es el que les corresponde con su género. 

Pero luego hay personas como Rubén que sí se sienten cómodos con el cuerpo que tienen y para ellos la menstruación no es un problema, sino más bien lo contrario.

Es un problema el hecho de que esté mal visto o, directamente no está visibilizado, que algunos hombres menstrúan. De hecho, soy consciente de que en CYCLO solemos pluralizar en femenino, en parte también porque se hace justicia así después de tantos años en los que el plural se definía como masculino hubiese o no mujeres, pero seguimos trabajando en usar un lenguaje cada vez más inclusivo. ⁠

Hace mucho tiempo que hablamos no solo de mujeres en nuestras publicaciones, si no también de personas que menstrúan. Tampoco hablamos de higiene femenina, sino de higiene menstrual. ⁠

Sin embargo, se trata de un tema tabú muy arraigado en la sociedad en la que vivimos. Algo tan común como es encontrar una papelera específica en el baño de mujeres, nunca ocurre en los baños de chicos. Esto es un problema social de invisibilización, que excluye y no tiene en cuenta las necesidades de este colectivo.

Incluso algunas personas trans que no se sienten cómodas menstruando, lo hacen durante el periodo de transición, por lo que al menos deberían poder sentirse cómodos con ella y encontrar recursos a su alcance. 

Esto ocurriría si como sociedad, fuéramos más conscientes de que estas personas existen y pudiéramos ofrecerles facilidades para que vivieran su menstruación también de una forma digna y en positivo.

Be a #TabooBreaker

Únete a la #RevoluciónCYCLO