Ciclo menstrual y menstruación Higiene menstrual Productividad y ciclo menstrual Sobre CYCLO

Bajada del IVA del 4% en productos de higiene femenina 

portada-blog-bajada-del-iva-ley-en-espana-cyclo

En octubre del año pasado, el Ministerio de Hacienda aprobó una medida que contemplaba la bajada del IVA en algunos productos de higiene femenina. La ley entró en vigor el 1 de enero, por lo que nos alegra poder decir que ya es una realidad. Esta reducción de la llamada tasa rosa es una muy buena noticia para todas nosotras.  

Por fin se ve reconocido que los productos de higiene femenina no son artículos de lujo, sino de primera necesidad, para todas las mujeres durante nada menos que 35 ó 40 años de su vida. Más allá del ahorro económico, esta bajada de precios es un reconocimiento para todas las mujeres y queremos compartirlo contigo. 

¿Cuál es el IVA de los productos de higiene femenina? 

Durante muchos años, los precios de los productos de higiene íntima femenina para la menstruación se han visto incrementados con un gravamen del 10%, lo que ha generado un gasto considerable anual para muchas mujeres y un aumento considerable de la pobreza menstrual. Según la nueva ley, ​compresas, tampones, protegeslips ​y otros productos relacionados, se sitúan como bienes de primera necesidad y su IVA pasará del 10 % a ser el 4% en adelante.  

Cada vez hay más mujeres que no pueden asumir ese gasto obligatorio mensual o no tienen acceso razonable a una educación menstrual. Aunque siempre insuficiente, el 4% supone una bajada considerable de precios que, esperamos, pueda contribuir a mejorar, en parte, los datos de pobreza menstrual. 

Es muy difícil determinar cuál será el ahorro real mensual que las mujeres tendrán gracias a esta bajada fiscal. Depende mucho del tipo de método de higiene menstrual que empleen y de la frecuencia, abundancia y duración de su periodo, pero se notará en el bolsillo de todas. 

Para CYCLO, haber conseguido que se baje el IVA en España es, sin duda, una victoria. Es algo que llevamos años reivindicando, igual que muchas mujeres lo hacen en otras partes del mundo. Sin embargo, para nosotras, es solo una batalla y aún no hemos ganado la guerra, queda mucho para alcanzar la equidad menstrual para las mujeres, tanto aquí como en otros países.  

¿Qué productos se ven sujetos a la bajada del IVA?   

Por el momento, los productos que se ven reconocidos como de primera necesidad y no como productos de lujo y que, por lo tanto, contarán con un IVA reducido al 4%, junto a los preservativos y anticonceptivos no medicinales, son: 

  • Compresas y protegeslips desechables  
  • Compresas y protegeslips reutilizables 
  • Tampones (con o sin aplicador) 
  • Copas menstruales 

Pero además, hay que tener en cuenta que la Dirección General de Tributos (DGT) ha señalado en diversas consultas vinculantes que, en la medida en que, por sus características, diseño, tipo de material o tejido se trate de productos objetivamente aptos para destinarse a la higiene íntima femenina, se considera que cumplen la misma finalidad y uso que tampones, compresas y protegeslips y, por tanto, les será aplicable el mismo tipo de IVA.  

En CYCLO, quisimos celebrar el día internacional de la mujer #8M, comunicando oficialmente la bajada del IVA de nuestros productos menstruales y ya puedes disfrutar de estos nuevos precios en nuestra tienda. El cambio aplica a todas nuestras compresas y copas menstruales.  

¿Qué ocurre con las bragas menstruales? 

Muy a nuestro pesar, las bragas menstruales se han quedado fuera de la bajada del tipo impositivo de los productos de salud femenina para la menstruación y siguen sujetas a un IVA de un 21%, como otros productos de lujo prescindibles como el caviar o el tabaco. Pese de la demostrada eficacia de este tipo de productos, su carácter sostenible y el sustancial ahorro que supone usarlos, la ley no contempla que las bragas menstruales sean productos de primera necesidad.  

En este caso, como en la mayoría, las leyes van muy por detrás de la evolución social y, aunque el uso de las bragas menstruales cada vez es más habitual, siguen sin considerarse oficialmente necesarias para la higiene femenina. Lo mismo ocurrió con las compresas de tela, que, hasta finales del año 2021, no se consiguió que se rebajara su IVA del 21% al 10%. 

La DGT precisó al respecto en una consulta del 15 de junio de 2022 que, si las bragas son susceptibles de un uso mixto, y sirven tanto para absorber la menstruación, flujo vaginal y pérdidas de orina, les será aplicable el tipo general del 21%. El problema es que es demasiado complejo poder acreditar si una mujer hace ese uso mixto de las bragas menstruales o las utiliza exclusivamente como método para su periodo.  

Como bien sabes, a pesar de este impuesto abusivo, este tipo de productos son mucho más económicos a largo plazo que los productos higiénicos desechables. Además son más respetuosos con nuestro cuerpo y con el medio ambiente porque están fabricados de forma sostenible y responsable, y contaminamos menos. Por eso, en CYCLO seguimos apostando por ellos como mejor método sanitario para la menstruación. 

El grave problema de la pobreza menstrual  

El problema de la pobreza menstrual que sufren en nuestro país dos de cada diez mujeres, está directamente relacionado con los escasos recursos económicos, pero también con la falta de educación en materia sexual y en salud menstrual de mujeres de colectivos marginales bien sea por razones culturales, por su condición sexual u otras.  

Según el estudio ‘Equidad y Salud Menstrual’ llevado a cabo por un equipo del Instituto Universitario de Investigación en Atención Primaria Jordi Gol i Gurina (IDIAPJGol), entre el 22,2 % y el 39,9 % de las mujeres y personas que menstrúan reporta haber padecido pobreza menstrual en algún momento de su vida en España.  

Aparte de los problemas económicos que generan dificultad para acceder a productos de higiene femenina, existe el grave problema de que muchas mujeres no reciben información y educación en esta materia.  

Con más frecuencia de la que pensamos, muchas mujeres en edad menstrual no saben qué opciones existen ni cómo usar los métodos higiénicos femeninos durante el periodo, y esa problemática puede desencadenar en serios problemas de salud. Además, los colectivos trans que menstrúan y las personas no binarias, se encuentran a menudo con dificultades para desenvolverse en el ámbito de los productos sanitarios femeninos porque no están diseñados para ellos. 

La pobreza menstrual es un verdadero problema en muchos entornos culturales para los que la menstruación está cargada de estigmas que impiden a muchas mujeres seguir con su vida normal cuando tienen el periodo. 

En Francia, por ejemplo, se han propuesto luchar contra el absentismo de las jóvenes durante su período menstrual en los centros educativos, ofreciendo a las alumnas el acceso gratuito a productos de higiene femenina en el colegio, el instituto o en la universidad.  

En Escocia, han dado un paso más allá y ya proporcionan a todas las mujeres artículos de higiene femenina de forma gratuita por ley y siempre. Ese debería ser el espejo en el que se miraran los gobiernos que se manifiestan a favor de la igualdad y del feminismo.  

Desde el Gobierno aseguran que la bajada del IVA de los productos de higiene femenina será un arma realmente poderosa para luchar contra la pobreza menstrual, que además pretende acompañarse de una labor social de educación y concienciación de una correcta higiene y un óptimo uso de los productos de salud femenina.  

Para nosotras, hay un problema fundamental y es que no hay ningún control exhaustivo que impida que esa bajada de IVA no se traduzca en un aumento del margen que se llevan las empresas, sobre todo en este contexto de inflación.  

La pobreza menstrual se debería de tratar de forma independiente. Para luchar contra la pobreza menstrual, esta bajada debería de venir acompañada de acciones políticas y de hechos. Un buen ejemplo es el Plan Integral de Equidad Menstrual y Climaterio 2023-2025 de la Generalitat de Catalunya, que garantiza el acceso gratuito a los productos menstruales, así como información accesible y asesoramiento para un correcto uso. También la reforma de la Ley Orgánica 2/2010 en materia de higiene menstrual que especifica, entre otras cosas, que los centros educativos deben garantizar a sus alumnos, personal docente u otros trabajadores relacionados un acceso gratuito y fácil a diferentes productos para la higiene menstrual. Esas sí nos parecen armas poderosas para contribuir a mejorar los datos de pobreza menstrual en un país y servir de ejemplo fuera de nuestras fronteras.  

Desde CYCLO, entendemos que la bajada de los impuestos y el reconocimiento de que son productos de primera necesidad es un buen punto de partida para facilitar el acceso a los productos de higiene femenina. Pero es igual de importante que la sociedad tome conciencia de que existen métodos de higiene femenina igualmente válidos y menos contaminantes que los desechables “tradicionales” y sintéticos. Se ha dado un paso con la copa menstrual o las compresas reusables, pero productos como las bragas menstruales, podrían ser una mejor solución para muchas personas, si se facilitara su acceso.  

De dónde veníamos: La tasa rosa 

La tasa rosa, también llamada impuesto rosa o tasa tampón, es un término que surgió para reivindicar el escandaloso gravamen que tienen los productos de higiene femenina solo por el hecho de ser para nosotras.  

Es del todo obvio que los productos de higiene menstrual como las compresas o los tampones no son artículos de lujo sino productos de primera necesidad para todas las mujeres que, a lo largo de su vida, pasan por una media de 400 veces por su menstruación, pero, hasta ahora su IVA era del 10%.  

Además de los productos de higiene menstrual, hay otros artículos como las maquinillas de afeitar, champús o desodorantes que, solo por el hecho de estar destinados a un público femenino, aumentan su precio exponencialmente, independientemente de que el diseño del producto sea específico para mujeres o no. Si es de color rosa, si es para mujeres, suele ser más caro.  

Esta brecha se abre entre los productos destinados para el público femenino o masculino incluso cuando hablamos de los niños. Parece increíble, pero la tasa rosa de la infancia está patente en ropa, juguetes, por supuesto en productos de uso personal.  

En España queda aún mucho camino por andar, pero gracias a las reivindicaciones, poco a poco, vamos consiguiendo frenar las injusticias, acercarnos a la igualdad y mejorar la educación menstrual y la calidad de vida de las mujeres desterrando para siempre la tasa rosa.  

En nuestra opinión, aprender a convivir con la menstruación, desmitificar el ciclo menstrual y dar a las mujeres las herramientas para llevar una correcta higiene sexual todavía es una asignatura pendiente en muchos casos, por eso, no tengas ninguna duda de que, desde CYCLO, seguiremos luchando por todas nosotras.  

3
0