Cómo lavar las compresas de tela

Son la alternativa perfecta para mujeres con hipersensibilidad, a las que ponerse un protegeslip o compresa les supone un trauma porque saben que automáticamente les empezará a picar y se les pondrán las ingles rojas. Se usan como una compresa tradicional solo que son reutilizables porque se lavan y se vuelven a usar. Una alternativa reutilizable y ecológica para tu menstruación. Pero, ¿cómo lavar las compresas de tela?

¿De qué están hechas y cómo se ponen?

La capa de la compresa de tela que está en contacto con la piel es de algodón ecológico y no contiene ningún tipo de tintes. Es blanco porque así puedes ver bien si está limpio o no. Yo empecé usando de colorines porque me daba cosa ver mi propia sangre, pero luego me di cuenta que si no la veía tampoco podía ver la ausencia de ella, o ver si sale moho u otros estropicios. Por eso me pasé a la tela blanca.

Según la absorbencia, tiene una o varias capas internas. Es un núcleo de algodón ecológico de un tramado especial que absorbe de manera eficaz el flujo menstrual. Luego va una capa de PUL, un tejido waterproof con certificado Oekotek que permite que la sangre no traspase y no manche las braguitas. Por último cosemos una capa de algodón ecológico de color marrón que nos recuerda que nuestra menstruación puede ser más sostenible. Esta capita embellece y hace que toda la compresa sea super suave al tacto.

Para que tu compresa o protegeslip no se mueva, tiene dos alas que se abrochan juntas con un snap. Sé que casi nadie tiene tiempo para hacer compresas de tela en casa, por eso las nuestras están hechas de forma artesanal, a mano, para que sientas que son como si las hubieras hecho tú misma.

Yo las suelo tener dobladas con el snap abrochado, así ocupan menos. Siempre llevo una en el bolso junto a mi copa. El resto las tengo guardadas en una bolsita de tela en mi cajón. Solo tienes que abrirla, poner la parte marrón hacia tu braguita y la blanca hacia tu cuerpo, doblar las alas (como lo harías con una compresa desechable) y abrochar el snap…¡listo!

¿Cómo limpiar las compresas de tela?

Recuerda limpiar tus compresas de tela antes de utilizarlas por primera vez, y ten en cuenta que puedes lavarlas a mano o en la lavadora, pero siempre con agua fría. Si las metes en la lavadora no uses un programa superior a 40º y no uses suavizante, ya que éste impermeabiliza los tejidos. Tampoco uses lejía, ya que es muy abrasiva y puede estropear el tejido, ni secadora. Seca tus compresas al aire, mejor si es al sol o donde haya luz natural.

Trucos para que quedan limpias y sin manchas

Si me pilla en casa, lo primero que hago nada más quitarme la compresa en enjuagarla bajo el grifo hasta que el agua deja de salir roja. También puedes usar el jabón textil CYCLO, formulado especialmente para lavar tus compresas reutilizables y que duren el máximo tiempo posible blancas y suaves como el primer día.

Otro de mis trucos es meter las compresas en un barreño o recipiente con agua fría y añadir sal, vinagre o unas gotas de aceite esencial de árbol de té. Cuando las necesito las saco del barreño, las echo a la lavadora… ¡y listo!

El prelavado me toma literalmente 1 minuto y ese tiempo me sirve para darle importancia a los productos que uso para mi menstruación, para cuidarlos y darme cuenta que la sangre fluye y vuelve al agua. No es ningún problema y tocarla te reconcilia con ella. ¡Te das cuenta que no es para tanto!

¿Qué hago si quedan manchas en mi compresa?

Mi consejo para asegurarte que no quedan manchas es el prelavado y dejar secar tus compresas al sol, ya que hace que se sequen de manera natural, tiene propiedades antimicrobianas y blanquea.

Si aún así no se ha eliminado la mancha, puedes probar a poner unas gotas de agua oxigenada directamente en ella y ponerla a secar al sol sin enjuagar.

Este es un consejo como técnica de blanqueado eventual, no para limpiar tus compresas de tela como protocolo ni como lavado habitual. El agua oxigenada es muy abrasiva y no debe usarse más que de manera puntual para asegurarte de no deteriorar el tejido.

Igualmente si no se quita toda la mancha, tampoco es el fin del mundo. No quiere decir que esté sucia. Y ¡solo la vas a utilizar tú!

Con qué jabón lavar las compresas de tela

Son muchas las preguntas que recibo a diario sobre qué jabón es el más adecuado para lavar compresas de tela. Hoy en día existen tantos tipos que es difícil ser muy específica. Por ello he oído todas vuestras sugerencias y después de mucho investigar tenemos el jabón perfecto, el jabón textil CYCLO. Ha sido formulado de manera natural y respetuosa con el medio ambiente y pensando especialmente para tejidos CYCLO. 

La manera ideal de usarlo es en el prelavado a mano que recomiendo hacer antes de meter las prendas en la lavadora. Según te retires la compresa de tela manchada, enjuágala con agua fría hasta que deje de salir roja y frota la mancha de sangre con la pastilla de jabón. Aclara la compresa para retirar el jabón y déjala en remojo hasta que vayas a meterla en la lavadora. Así de sencillo.

No obstante, no es recomendable usar suavizantes ni detergentes que los contengan. Estos se adhieren a la tela y hace que pierdan capacidad para absorber la sangre de forma eficaz. Tampoco uses jabón tipo Marsella porque al igual que ocurre con los suavizantes, el tejido de la compresa absorbe la grasa de estos productos, y puede provocar que pierdan su capacidad de absorción. Y recuerda no utilizar lejía ni quitamanchas químicos, ya que no queremos añadir químicos al tejido.

Y ahora que ya sabes cómo lavar las compresas de tela, si sigues estas recomendaciones te aseguras tenerlas para al menos 2 ó 3 años. La primera compra es una inversión porque luego no vas a necesitar más. Aunque recuerda que cada mujer somos un mundo y lo que me puede funcionar a mi, no tiene por qué funcionarte a ti. Es cuestión de probar y ver qué es lo que mejor se adapta a tu cuerpo y a tu ritmo de vida. Re-descubre tu ciclo y aprende a vivirlo de manera más sostenible, no te arrepentirás.

 

Bienvenida a la #RevoluciónSostenible

Descubre la tienda online CYCLO

Copa menstrual, compresas de tela ¡y todo lo que necesitas para vivir tu menstruación en positivo!