Mis primeras compresas de tela ¿Cuántas necesito? ¿Qué tengo que saber?

Las compresas de tela reutilizables son una de mis formas preferidas de vivir mi menstruación de forma sostenible, respetando mi piel y sobre todo, el planeta. Cómodas, suaves, transpirables pero con una capa especial que las hace waterproof.

Las compresas de tela son la opción perfecta para niñas y  una alternativa a la copa menstrual. Y es que esta no es la única forma de vivir tu menstruación de forma sostenible y ecológica.  Existen muchas opciones y cada una escogemos las que mejor de adaptan a nuestro estilo de vida. De hecho, son la mejor elección para mujeres que, como yo, tienen hipersensibilidad y  no quieren ni acercarse a un protegeslip o compresa desechable… Y es que desde que dejé de usar estos productos desaparecieron los picores, las infecciones y las rojeces. Un completo alivio.

Por ello, en este post quiero explicarte todo sobre cómo escoger tus primeras compresas de tela y ayudarte a resolver esa gran duda: ¿cuántas compresas de tela necesito?. Así que… ¡toma nota!

¿Cómo se usan las compresas de tela?

Las compresas de tela se usan como una compresa normal, la única diferencia es que estas se reutilizan tras su uso. Es decir, se lavan después de utilizarlas y se vuelven a usar. Así una y otra vez hasta unos 3 años, que es su tiempo aproximado de vida útil.

Nuestras compresas de tela están disponibles en tres tamaños: protegeslip, día y noche. Su capacidad es similar a una compresa desechable del mismo tamaño, por lo que si has usado estos productos puedes hacer cálculos de cuantas necesitarás a lo largo de tu ciclo.

Yo las suelo guardar dobladas con el botón abrochado, así ocupan menos y siempre llevo una en el bolso junto a mi copa. El resto las tengo guardadas en una bolsita de tela en mi cajón de la ropa interior. Para colocarla solo tienes que abrirla, poner la parte marrón hacia tu braguita y la blanca hacia tu cuerpo, doblar las alas y abrochar el botón…¡listo!

compresas de tela cyclo

¿Cuántas compresas de tela necesito?

Esta es la gran duda,  y es que es algo muy personal que depende mucho de cada persona. Cada mujer tiene una menstruación distinta, más o menos abundante, y dependiendo de esto necesitará más o menos cantidad.

En mi caso comencé combinando las compresas de tela con la copa menstrual y no tenía más que dos protegeslips. Mientras uno se lavaba, usaba el otro. Poco a poco fui comprando más y ahora tengo tantas  que puedo ir usándolas y lavar todo junto al final del ciclo.

A continuación os explico distintos casos y cuántas compresas de tela puedes necesitar dependiendo de cuál de ellos se parezca más a tu situación:

1. Copa menstrual y compresas de tela

Este es mi caso en particular. A lo largo de mi menstruación uso un protegeslip cada día junto a la copa, una compresa de noche la primera noche  y una compresa de día para dormir la segunda noche.

Si este es tu caso, te recomiendo empezar con el pack combi, que incluye los tres tamaños:

  • 1 protegeslip
  • 1 compresa de día
  • 1 compresa de noche

Así vas a poder ver qué tamaño se adapta mejor a ti y, dependiendo de cada situación, ir adquiriendo más si lo necesitas.

El protegeslip es tu gran aliado si eres amante de la copa menstrual.  Por ejemplo,  para esas pequeñas pérdidas los primeros días o para los últimos, cuando no es necesario el uso de la copa porque el sangrado es muy ligero.

2. Compresas de tela para menstruación ligera

Si tan solo quieres usar compresas de tela pero tu flujo no es abundante te aconsejo comenzar por la siguiente cantidad:

De esta forma apenas tendrás que estar lavando compresas durante tu ciclo, y podrás vivirlo sin preocuparte por todas las incomodidades de las compresas desechables. Además, son tan suaves… no querrás usar otra cosa.

3.  Compresas de tela para menstruación abundante

Si por el contrario tienes una menstruación abundante seguramente necesitarás una cantidad mayor de compresas en tu día a día. Ten en cuenta que la capacidad de absorbencia es similar a una compresa desechable. Eso te ayudará a hacer cálculos, pero yo quiero orientarte un poco en base a mi experiencia:

Recuerda, esto puede variar dependiendo de cada ciclo y de cada persona. Además, al ser compresas lavables, también depende de cada cuánto puedas lavarlas.

Poco a poco te irás conociendo y viendo si necesitas hacerte con más o si prefieres lavarlas más a menudo e ir reutilizándolas durante el mismo ciclo. Y aquí es donde surge la gran duda: ¿cómo las lavo? En este post explico cómo puedes lavarlas, tanto a mano como en la lavadora, para que te duren mucho tiempo suaves y blancas. Son cinco minutos de tu día que merecen totalmente la pena.

Conclusión

Las compresas de tela son una opción más, que sea la mejor depende de cada mujer, porque cada una de nosotras somos distintas, al igual que las circunstancias que nos rodean.

En mi caso, las compresas de tela son un complemento a la copa y esta es la forma de vivir mi menstruación que mejor se adapta a mi ritmo de vida actual. Para otras mujeres las compresas de tela son la única y la mejor opción, no las cambiarían por nada. Todo consiste en probar y ver qué es lo que mejor se adapta a tu cuerpo, a tu profesión o a tu forma de vida.

Para descubrir qué es lo que necesitas, escúchate, observa tu ciclo y aprende a vivirlo poco a poco de forma más positiva.

Bienvenida a la #RevoluciónSostenible