¿Cómo afectan el estrés y la ansiedad a la menstruación?

Estoy segura de que muchas de vosotras habéis sentido cambios e irregularidades en vuestro ciclo menstrual sin saber muy bien a qué se debían. Quizás te encontrabas en un periodo un poco inestable o inusual, y es que estrés, ansiedad y menstruación son palabras que tienen más relación de la que pensamos. ¿Estás en periodo de exámenes? ¿Esta situación por el coronavirus está haciendo estragos en ti? o, ¿quizás estás preocupada por tu trabajo?

Si este es tu caso, o similar, no te preocupes. Los desarreglos menstruales pueden estar causados por el estrés, pero conociendo los efectos podemos seguir una serie de pautas para mejorarlos o incluso, erradicarlos. Al fin y al cabo, es algo muy común, yo misma también he tenido un retraso menstrual por estrés. 

Chica con bajo estado de ánimo

¿Afecta el estrés al ciclo menstrual?

¡Alerta spoiler! Sí y muchas de vosotras ya lo sospechabais… ¿Verdad? Las situaciones de estrés afectan a nuestra menstruación; que si se me ha adelantado, que si he tenido dos menstruaciones en un mismo mes, o por el contrario ¡ninguna! Unas tanto y otras tan poco.

El estrés en la menstruación se manifiesta en nuestro cuerpo de diferentes formas, la más notoria son los cambios hormonales, que desembocan en otros problemas y que muchas veces no caemos en la cuenta de que están vinculados.

Cambios hormonales

“¿Pero qué tiene que ver lo que pasa en mi cabeza con mi menstruación?” Nuestro cerebro controla nuestro cuerpo, de ahí viene lo de “men sana in corpore sano”. 

El estrés en la menstruación provoca que el hipotálamo libere de forma constante unas hormonas que estimulan la hipófisis.  

Para que lo entendamos, en una situación normal libre de estrés, el hipotálamo libera estas hormonas de forma intermitente, y cuando lo hace causa que se liberen otras que son clave en la menstruación: FHS y LH (hormona foliculoestimulante y luteinizante).  Gracias a ellas se desarrollan los folículos en el ovario y se produce la ovulación.

Sin embargo, bajo altos niveles de estrés, el hipotálamo libera estas hormonas de forma prolongada, junto a altos niveles de cortisol,  esto hace que estas últimas hormonas (FHS y LH) cruciales para la menstruación, se vean inhibidas.

¡Cómo lo oyes! Quizás todo esto te suene a chino, pero vamos a pasar de los tecnicismos. Lo que quiero decir es que, dichos desajustes hormonales causan en nuestro cuerpo unos síntomas específicos. Veamos cómo puede manifestarse el estrés en la menstruación y cuáles son esos síntomas.

Menstruación irregular

¡Que no cunda el pánico! Si tu menstruación se ha vuelto irregular quizás deberías preguntarte si estás pasando por un periodo más estresante de lo normal. Los desajustes hormonales provocan irregularidades en tu ciclo menstrual, llegando incluso a causar la pérdida total de la menstruación (amenorrea).

Copa menstrual CYCLO sangre

Tengo una amiga que debido a una ruptura difícil con su pareja y a un cambio brusco en su forma de vida (cambio de ciudad) estuvo casi dos años sin menstruar. Sí, estás leyendo bien, ¡es una barbaridad!

En función de cuál sea nuestro nivel de estrés, las irregularidades serán mayores o menores. Pero tranquila, como te contaba, los retrasos menstruales por estrés son muy comunes.

Otro desorden que podemos experimentar en cuanto a nuestra menstruación se refiere, es la oligomenorrea, que se traduce en menstruaciones escasas o poco frecuentes. Es un poco similar al sangrado intermenstrual, ya que el flujo es mucho menos intenso, normalmente de un color más oscuro o marrón y de una duración muy corta (de dos a cuatro días). La única diferencia es que este último sucede entre dos menstruaciones y es más corto, cómo es el caso de la polimorrea. Esta se da cuando los ciclos menstruales son demasiado cortos.

La cantidad del sangrado también puede variar a pesar de que tu periodo menstrual no se adelante ni se retrase. Puede ocurrir que si sufres estrés, tu flujo menstrual sea más abundante o por el contrario, más escaso.

Dolores

Como ya comenté en un post anterior, en una encuesta que realizamos para Instagram, el 50% de vosotras afirmó haber sufrido más molestias durante la primera menstruación del confinamiento. Y es que el dolor menstrual puede ser también un indicio de estrés. Su nombre técnico es dismenorrea. A menudo ocurre que no la experimentamos hasta la siguiente menstruación tras haber sufrido un periodo de estrés.

Mujer con dolores menstruales en el abdomen

Según un estudio publicado en el mundo, se hizo un seguimiento a 400 trabajadoras textiles de una ciudad china en el que estas tenían que rellenar un diario hablando de sus niveles de estrés durante un ciclo menstrual. Como resultado, se constató que el problema era 2,4 veces más frecuente entre las que habían padecido estrés durante el mes anterior y que a su vez, tenían hasta 9 veces más de probabilidades de sufrir dismenorrea en el siguiente ciclo menstrual que el resto de mujeres que no tenían antecedentes ni estaban estresadas.

Pero lo bueno es que podemos ayudarnos de remedios naturales para gestionar el estrés y ayudar así a nuestro ciclo menstrual. Existen algunos productos naturales para los desarreglos menstruales por estrés, como el uso del CBD o cannabidiol, extraído del cáñamo. Es una alternativa óptima, libre de efectos secundarios,  a diferencia de los medicamentos. Entre sus propiedades, se encuentra la de calmar los dolores, ya que relaja los músculos, así como la de tener un poder antiinflamatorio y reducir el estrés. 

Este compuesto con propiedades terapéuticas se puede encontrar en diferentes formatos, para mí el mejor es en aceite. El aceite de CBD 5% de Yuyo Calm funciona genial para sentirte más relajada. Quizás no notes nada especial, pero créeme que al cabo de unos días te darás cuenta de que te encuentras mucho mejor. 

Si este producto no te convence, puedes optar un nuestro roll-on de aceites esenciales con propiedades aromaterapéuticas que te ayudarán a sobrellevar mejor los dolores menstruales y a relajar la tensión.

19,90 €

Desde Potions BCN nos traen su fórmula magistral para la menstruación. Aceites esenciales con propiedades aromaterapéuticas que te ayudaran a sobrellevar mejor los dolores menstruales.

Fatiga

La fatiga es un síntoma muy asociado al síndrome premenstrual (SPM) y al trastorno disfórico premenstrual (TDPM). La ansiedad y los cambios hormonales son factores clave para el padecimiento de alguna de estas dos alteraciones. Si sientes fatiga, cansancio y otros síntomas que te indican que algo no va bien, sería importante que llevases un seguimiento de tu ciclo menstrual (siempre debería de ser así, pero si todavía no lo haces, este es el momento de comenzar). Mi forma favorita y más sencilla de hacerlo es con un diagrama menstrual, aquí puedes descargar el tuyo gratis. 

¿Afecta la ansiedad al ciclo menstrual?

Quizás piensas; si ya hemos hablado de que el estrés afecta al ciclo menstrual, la ansiedad también. A pesar de que las dos sean una respuesta fisiológica, es importante hacer una distinción entre ambas, estrés no es ansiedad, aunque muchas veces se parezca y podamos confundirlo.

El estrés se produce cuando estamos sometidas a una situación puntual de peligro, incertidumbre, inexperiencia… Cuando esta situación no ordinaria cesa, nuestro organismo vuelve a relajarse para recuperar su equilibrio normal.

Por otro lado, la ansiedad es un poco similar, solo que no sucede ante una situación excepcional sino que ocurre ante una situación normal, como podría ser cualquier acción de la vida cotidiana. Normalmente esta ansiedad desaparecería también en un corto periodo de tiempo, pero si este se prolonga o es continuado, hasta el punto de imposibilitarte llevar una vida normal, se podría considerar un trastorno.

Una vez explicado esto, podemos decir que sí, la ansiedad también va de la mano con la menstruación y causa irregularidades en el ciclo.

¿Afecta el estrés y la ansiedad a la fertilidad?

Mujer embarazada

Las personas que sufren estrés o ansiedad preovulatoria (durante la fase folicular), tienen menos posibilidades de embarazo. Esto se debe a que los cambios hormonales pueden retrasar la ovulación o suprimirla por completo, lo que significa que si el ciclo es anovulatorio (no se ovula), es imposible quedarse embarazada.

Una mala alimentación que provoque variaciones bruscas en tu peso normal, también es un factor influyente, por eso es importante que mantengamos una dieta equilibrada.

¿Cómo prevenir el estrés y la ansiedad en la menstruación?

Mujer comiendo palomitas

Como comentaba ahora, una buena alimentación, así como una dieta variada es crucial, no solo para la fertilidad. Aunque sentir estrés y ansiedad en algunas situaciones es normal, hay una serie de consejos que podemos seguir para reducirlos y no sufrir desarreglos menstruales. 

Podemos empezar por lo básico: dormir bien. Es importante que le demos a nuestro cuerpo el descanso que necesita. Te sonará demasiado típico, pero intentar dormir 7 u 8 horas y tener una buena rutina nocturna es fundamental. 

Tomate tu tiempo en tu cuidado personal. Es importante para nuestro cuerpo y salud que nos mimemos, no tienen por qué ser grandes cosas, solo tienes que buscar un momento para desconectar de la rutina, que a veces se nos hace bola. Un baño caliente o una infusión antes de dormir serán perfectos para desestresarte. Prueba nuestra infusión calmante, gracias a su ingrediente de hibisco y a las propiedades antiinflamatorias del mismo, produce una agradable sensación de relajación.

9,50 €

¿Te imaginas una infusión que de verdad te ayude a calmar el dolor menstrual? Desinflama, calma, te ayuda a fluir y sentirte mejor.  Bolsa de 80 gr que te durará muchos ciclos.

Hacer ejercicio es otra opción que te ayudará a reducir esos signos de estrés y por consiguiente, a mejorar tu menstruación. Así liberas endorfinas y gastas energía para luego descansar mejor. No hace falta que sean deportes de alto impacto, el yoga también es un ejercicio muy completo.

Mujer haciendo yoga

En general, los excesos, como todo en la vida, no son beneficiosos. El consumo de tabaco y alcohol ofrecen una falsa sensación de bienestar, que a la larga nos perjudica, también en nuestro ciclo menstrual (ojo, que yo soy la primera que se toma una copita de vino de vez en cuando y tan ricamente). 

Si estás pasando por un momento de estrés y ha afectado a tu menstruación, recuerda que no eres la única y este es uno de los factores que más influye en nuestro ciclo menstrual. Ante un momento puntual de más estrés te animo a que pongas en práctica todas estas recomendaciones. Pero recuerda, es importante que lleves un control de tu ciclo menstrual para que te des cuenta de los cambios que experimenta tu cuerpo, conocernos es la base de todo. 

Be a #TabooBreaker