¿Cómo blanquear las compresas de tela?

Si tienen manchas o están cogiendo un ligero color amarillo, entérate de cómo blanquear las compresas de tela para tenerlas perfectas durante años. Porque si llevas tiempo utilizándolas, te habrás dado cuenta de que con los usos, y aunque las laves y las cuides según nuestras recomendaciones, las compresas pierden esa apariencia propia de algo nuevo. Aunque eso no significa que estén estropeadas o que ya no te vayan a servir más…

¿Por qué pierden el color blanco?

Puede que pienses ¿y por qué no hacer las compresas de un color oscuro para que no se noten tanto las manchas? Las compresas de tela CYCLO están fabricadas con algodón ecológico y son 100% hipoalergénicas. El color que tienen es el propio del algodón porque no hemos querido añadir tintes que no son necesarios para tu salud. Y es que la zona de la vulva es muy delicada y algunos tintes pueden llegar a causar alergias.

Además, poder apreciar la sangre y ver que tiene un color normal es un plus muy importante. También, así cuando las lavemos, podemos comprobar que se quedan realmente limpias. Pero es verdad que después de unos cuantos usos pueden perder ese color beige original y aparecer pequeñas manchitas y sombras, algo totalmente normal. Pierden el color beige porque la compresa está hecha para absorber la sangre que es roja y oscura, y según la cantidad de hierro, puede manchar más o menos.

Cuanto antes frotes la mancha o pongas a remojo tu compresa, más fácil será eliminar la mancha para que la compresa quede totalmente blanca. Además, si usas un jabón textil evitarás la formación de manchas. 

Cómo blanquear compresas de tela 

Si tu compresa ha subido un tono a su color original o tiene alguna mancha que se resiste, existen algunas formas de blanquearlas para conseguir que vuelvan a su color original. Para evitar que salgan manchas, lo mejor es frotar con nuestro jabón, pero si aun así hay alguna que se te resiste… ¡Aquí te dejo mis mejores trucos para blanquear tus compresas de algodón!

1. Sol

El sol es el blanqueante natural por excelencia y además, es más efectivo de lo que crees. Y por supuesto, al ser natural, mucho menos abrasivo. Siempre recomendamos dejar secar vuestras compresas al sol porque hace que queden más blancas que nunca.

2. Agua oxigenada

Si aún secándolas al sol han quedado manchitas, puedes añadirles agua oxigenada. Pero nada de sumergirlas en ella. El agua oxigenada puede ser muy abrasiva y dañar la tela de la compresa. Con que eches solas unas gotas sobre la mancha es suficiente. Luego déjalas al sol sin tener que aclararlas.

Este es un consejo que sólo damos como técnica de blanqueado eventual, no como protocolo de limpieza y nunca como paso en el lavado habitual. El agua oxigenada es muy abrasiva y no debe usarse más que de manera puntual para asegurarte de no deteriorar el tejido de tus compresas de tela.

3. Zumo de limón

El limón es otro de los blanqueantes naturales que existen. Tiene propiedades antibacterianas y aclarantes. Frota medio limón sobre la mancha dejando que se impregne bien del zumo y luego deja secar la compresa al sol. Además ¡hará que huela genial!

4. Bicarbonato

El bicarbonato o percarbonato actúa de forma muy similar al agua oxigenada y habría que llevar a cabo el mismo proceso. Se forma una pasta con bicarbonato y agua y se vierte sobre la mancha de la compresa. Puedes mezclar este truco con el del zumo de limón para obtener mejores resultados.

5. Vinagre y sal

Cuando dejes tus compresas en remojo, añade en el barreño un poco de vinagre y sal y esto hará que la mancha poco a poco vaya saliendo. Aun así, recuerda siempre que tus compresas son para ti y da igual que tengan mejor o peor aspecto. Lo único que importa es que estén limpias para poder volver a usarlas, así que no te obsesiones demasiado con que tengan ese color blanco de cuando las recibes por primera vez.

¿Cuándo blanquear las compresas de tela?

No hay un momento exacto para blanquear las compresas de tela, sino que eres tú la que tienes que ir viendo cuando es un buen día para hacerlo. Lo que si tienes que tener en cuenta, es que no todos los métodos los puedes hacer muy a menudo. Te aconsejo que el agua oxigenada y el bicarbonato, los utilices solo una o dos veces al año ya que estos productos son bastante abrasivos. Secarlas al sol, o el truco del limón lo puedes hacer siempre que quieras al ser una opción natural que no va deteriorar el producto.

Y ahora que ya sabes cómo blanquear las compresas de tela, si conoces o utilizas otro truco para que queden más blancas que nunca, ¡no dudes en comentárnoslo!

 

Be a #TabooBreaker

Descubre la tienda online CYCLO

Copa menstrual, compresas de tela ¡y todo lo que necesitas para vivir tu menstruación en positivo!