10 formas de reducir y evitar el consumo de plásticos

Sí, hoy no hablamos sobre menstruación, pero sí sobre este tema que tanto nos preocupa: cómo reducir el consumo de plásticos.  Este material no solo se encuentra en los productos que la mayoría de mujeres usa durante su menstruación, sino en prácticamente todos los aspectos de nuestro día a día. 

Haciendo la compra en el súper, en la oficina, cuando pides sushi en casa o tomando algo en el bar con amigos, ¿eras consciente? Yo hasta hace unos pocos años ni siquiera había pensando en que el plástico pudiese ser perjudicial, lo reciclaba y pensaba que así estaba cuidando el medio ambiente…

Pero la realidad es que solo un mínimo porcentaje de los residuos plásticos se recicla. Para que puedas hacerte una idea, en EEUU solo el 7%… Así que está en nuestra mano reducir  su consumo para cuidar del planeta donde vivimos. 

Por qué es importante reducir el consumo de plásticos 

Antes de empezar, me gustaría que conocieses mi historia, cómo fui consciente de este problema. Todo empezó cuando descubrí la copa menstrual, viajando me fijé en que las playas estaban llenas de compresas y tampones. Entonces decidí calcular el número de productos desechables que ahorraba con cada menstruación. Hablando pronto y claro, descubrí que 100 mil millones de productos de higiene menstrual no reciclables y con plástico en su interior (y en sus envoltorios) son desechados anualmente a nivel mundial.

Ahora, 7 años después de descubrir la copa y de haber hecho de la menstruación sostenible mi profesión, CYCLO es una empresa prácticamente libre de plástico. Sí, nosotras hemos logrado eliminarlo al 95% de la oficina, de los productos, de los envíos y de nuestros procesos internos. No decimos 100% porque alguna que otra vez hemos tenido que quedarnos hasta tarde en la ofi y muertas de hambre hemos acabado pidiendo comida (que nos llegó en plástico claro). Nadie es perfecto, pero si nosotras podemos, tú también lograrás reducir su consumo. 

Para ayudarte, hoy he decidido contarte cómo reducir el consumo de plásticos de 10 formas distintas, trucos que he aprendido en los últimos años. 

Cómo evitar el consumo en el día a día

1. Lleva una bolsa de tela contigo

Vayas donde vayas, recuerda meter una bolsa de tela o tote ligero y que puedas plegar en el bolso, la mochila o en el coche si lo usas habitualmente. Sinceramente, nunca sabes si tendrás que parar en el súper  a la vuelta del trabajo o transportar algo que no quepa en tu bolso. Parece una tontería, pero empieza a calcular todas las bolsas de plástico que has ido comprando o te han regalado a lo largo del año…  

interior-blog-tote-bag-plastico

2. Cocina en casa

Quizás fue esta la forma de reducir el consumo de plástico que más me costó. Muchos días no me daba tiempo a cocinar antes de ir a la oficina y acababa comprando algo envasado en el supermercado o yendo a una casa de comidas, donde tenía que recurrir a las tarrinas de plástico de un solo uso. 

Si eres como yo, siempre con prisas y poco tiempo, lo mejor es fijar unas horas a la semana para preparar unos cuantos tuppers en casa (usa los de cristal o de acero inoxidable que son mucho más sanos y conservan mejor la comida). Ahorras plástico y sobre todo, ¡parte de tu sueldo!

3. Usa una botella reutilizable

Vayas donde vayas, acuérdate de rellenar tu botella reutilizable y llevarla contigo. Ya sea en el gimnasio, en la oficina, para ir de compras… es muy probable que tengas sed y acabes comprando una botella de plástico. Lo mismo, empieza a imaginarte cuántos euros, que no parecían nada,  te gastas al año en este tipo de cosas, ¡te sorprenderá! 

4. Pásate a la copa menstrual

¿Menstrúas? Entonces la menstruación te va a acompañar durante unos 40 años de tu vida, 12 veces al año, una media de 5 días al mes… Esto hace un total de unos 6000 productos desechables a lo largo de su vida fértil (o más si tu flujo es más abundante que la media). 

Una compresa puede contener el equivalente a 4 bolsas de plástico, mientras que los tampones convencionales llevan plástico en su interior y también en el aplicador y el envoltorio. Ninguno de estos productos se reciclan

La forma más económica y sencilla de eliminar el plástico y los residuos de tu menstruación es pasarte a la copa menstrual. La copa menstrual CYCLO está compuesta 100% de silicona médica (un material natural sin plástico) que la hace reutilizable hasta 10 años. Tus manos, agua y la copa es todo lo que necesitarás para vivir tu menstruación. 

reducir-consumo-plastico-copa-menstrual
Copa menstrual CYCLO 100% silicona médica

5. Opta por el vidrio

Cuando vayas al supermercado a hacer la compra fíjate bien en todas las opciones. Normalmente puedes encontrar tomate triturado tanto en lata como en bote de cristal, lo mismo ocurre con las aceitunas o las legumbres. El vidrio es el material que más fácilmente se recicla y además, puede reutilizarse. Por ejemplo, yo uso los botes de las legumbres para guardar las semillas o los cereales que compro a granel. 

6. Usa jabón y champú sólido

Aunque al principio me parecía un engorro encontrarlos, ahora existen muchas opciones para el pelo, el cuerpo, la ropa y por supuesto, también para productos más específicos. Es cuestión de hacer cambios e ir adaptándote. Por ejemplo, en CYCLO nos llevo un tiempo, pero al final encontramos EL JABÓN perfecto para las compresas de tela sin tener que recurrir al plástico o a productos tóxicos. ¿Lo mejor? También descubrimos que era multiusos y podías usarlo incluso para el acné. 

7. Compra a granel

No solo es lo más ecológico, sino que además te ayuda a ahorrar a lo largo del mes. Cada vez hay más tiendas a granel en las ciudades e incluso en los pueblos. Googlea cuál es la tienda más cercana a tu casa y organiza una compra semanal o quincenal. Puedes encontrar de todo, desde cereales a semillas, pasando por café o algas. 

reducir-consumo-plastico-granel
Unpacked Shop – Madrid

Pero muchas veces también puedes comprar a granel en la frutería de tu barrio, en algunas secciones del súper o en tiendas ecológicas que suelen tener una pequeña sección. Tan solo recuerda llevar tus propios botes (por ejemplo los de vidrio de las legumbres) o bolsas de algodón, allí te los taran de manera que no vas a pagar más por el peso de tus envases. 

8. No uses cápsulas de café

Este es uno de los residuos plásticos que más contamina, pues además de usarlo a diario, no es reciclable. Para evitar uso de plástico cada mañana plantéate volver a la cafetera de toda la vida o hacerte con una máquina espresso. 

9. Usa envases reutilizables

Desde los tuppers de vidrio o acero de los que te hablaba antes, a las tazas reutilizables para take away.  ¿Sabes que ahora en cada vez más sitios te descuentan parte del importe del café o la bebida que escojas para llevar si les traes tu propio envase? Además, todo sabe mejor si no va envasado en plástico. 

reducir-plastico-bolsa

10. Rechaza las pajitas

Creo que este nos lo sabemos todos, pero a veces se nos olvida avisar y cuando nos damos cuenta ya es demasiado tarde. Recuerda decir que no te pongan pajita cuando pidas una bebida en cualquier cafetería, en la discoteca o en un restaurante. Y si eres de las personas a las que les encanta beber así, lleva siempre unas pajita de acero inoxidable en el bolso. 

Algunos cambios parecen insignificantes y probablemente pensarás, ¿de qué sirve que yo evite el uso de este trozo de plástico si los demás no lo hacen? Pero lo cierto es que es la suma de todas estas pequeñas acciones es lo que de verdad genera un cambio en el mundo. Suena algo profundo, lo sé, pero es que si no lo haces tú, si no lo hago yo, ¿quién lo hará? 

 

Únete a la #RevoluciónSostenible