Mi menstruación y embarazo

Hoy escribo el que va a ser mi último post del año. La verdad es que ha sido un año de vértigo por el que no puedo estar más que agradecida. He crecido personal y laboralmente, he confiado en mí misma como hacía mucho que no lo hacía, he aprendido lo que es el amor sano y te he compartido contigo la noticia de mi embarazo.

No se a ti, pero a mi me parecen MUCHOS logros y muy variados. Me siento tremendamente agradecida a la vida. Porque me ha dado más de lo que yo me he atrevido siquiera a imaginar. Y esto es lo que deseo para ti; que no solo se cumplan tus metas y objetivos que puedes ver claramente en tu cabeza…si no que te atrevas a dejarte llevar por todo lo que te tiene preparada la vida. Porque la verdad es que es maravilloso mirar atrás y ver que hace dos años ni me imaginaba estar donde estoy ahora. Y no porque sea multimillonaria (en lo material ya te aseguro que no, no me ha tocado ese ‘gordo’) si no porque soy feliz. Me siento completa y siento que estoy alineada con mis propósitos. Y sobre todo; me siento realizada y haciendo uso de todas mis capacidades cada día.

Esto te parecerá un poco raro, quizá hasta de manual de autoayuda….pero ha habido momentos en la vida en los que me sentía infravalorada en el trabajo, en mi vida personal…hasta yo me tragaba el cuento de que no valía para nada más que lo que tenía. Y lo que tenía no me gustaba. Hasta que me puse las pilas y decidí romper mis límites, atreverme a poner objetivos tangibles, leer y escuchar libros y podcasts sobre productividad y crecimiento personal, trabajar en mis capacidades cada día….Y hoy, echando la vista atrás, se que cada uno de los pasos que he dado ha merecido la pena.

Ha habido momentos en la vida en los que me sentía infravalorada […]

hasta yo me tragaba el cuento de que no valía para nada más.

Uno de los grandes sueños que he tenido toda mi vida ha sido ser madre. Quedarme embarazada, dar a luz, criar a una personita y acompañarla en su camino por la vida. Se que hay muchas mujeres que no sienten esta necesidad pero yo…no me preguntes por qué…siempre lo he deseado de manera muy intensa. Por eso cada trabajo de m***** que me tocaba hacer me entristecía y frustraba; porque pensaba que así no podría tener hijos…si no era el horario, era el sueldo, la movilidad o simplemente una insatisfacción profunda que me hacía llegar a la conclusión de que tardaría mucho en cumplir mi sueño de ser madre.

Sin embargo, hace ahora casi 3 años, decidí emprender. En mis destacados del perfil de @ilovecyclo de IG podéis ver la historia de cómo comenzó CYCLO. Al principio no me atreví a soñar con que se convirtiese en mi verdadero sustento, y por eso creo que he tardado casi 2 años en alcanzar ese objetivo. Pero siempre supe que si conseguía que mi emprendimiento funcionara y se convirtiese en una realidad y en una opción laboral para mi, por fin podría ser madre.

 

Ahora me enfrento a mil dudas; desde si seré capaz de compaginarlo todo hasta si tú que me lees me seguirás escuchando ahora que sabes que llevo unos meses sin menstruar. Parece una duda idiota, pero yo siempre siempre he hablado de mi experiencia.

Por eso hoy te quiero hablar de cómo conocer y reconciliarme con mi menstruación, me ha ayudado a quedarme embarazada.

Conocer y reconciliarme con mi menstruación me ha ayudado a quedarme embarazada

Empecé mi viaje de reconciliación menstrual hace ahora casi 7 años…se dice pronto. Todo empezó porque estaba harta de padecer infecciones, candidiasis y reacciones alérgicas extrañas. Descubrí la copa menstrual y las compresas de tela…y mi vida dio un vuelco.

Empezar a usar copa menstrual y compresas de tela me cambió la vida

Mi salud cambió de manera radical y mi relación con mi menstruación también. Aún recuerdo con viveza el día que me di cuenta, después de unos meses usando la copa, que mi menstruación se había ‘regularizado’ y se había alineado con la luna nueva de manera casi exacta. Menstruar con la luna nueva significa ir muy afín al ciclo natural de la luna. Esto no es ni bueno ni malo (antes de quedarme embarazada llevaba un año menstruando con la luna llena) pero es un indicativo muy curioso de nuestra relación con nuestro cuerpo, nuestros ciclos y la Tierra. Cuando te cambia y se alinea con otra fase de la luna diferente a la habitual, es muy interesante ver por qué. Siempre hay un porqué detrás, te lo puedo asegurar.

El caso es que empezar a usar la copa menstrual y las compresas de tela fue el inicio de un viaje mucho más profundo. De manera natural empecé a sentir curiosidad por mi menstruación y mi ciclo menstrual completo. Empecé a leer La Tienda Roja, de Miranda Grey. Este libro abre un imaginario femenino muy interesante y desconocido para ‘la mujer moderna’. A mi me fascinó y a este le siguieron La Luna Roja, The Wild Genie…y muchos otros que puedes encontrar en mi lista de libros favoritos.

Empecé a interesarme por todo lo que implica menstruar. Para mi, para la sociedad en la que vivo, para otras mujeres muy diferentes a mi…Empecé a descubrir lo que significa la pobreza menstrual y por qué es importante combatirla. Y lo que es más importante; empecé a compartir todo lo que estaba descubriendo. Es ahí donde más he disfrutado. Por primera vez me sentía más cercana a otras mujeres; sabía que había algo más profundo que me une a todas las mujeres…y descubrí que se me daba muy bien compartir estos conocimientos. Por eso empecé con CYCLO Menstruación Sostenible. Porque sentía que mi trabajo era valioso no solo para mi, si no para las demás.

Cómo saber cuándo ovulas

Cuando ya llevaba unos meses con CYCLO, mi instinto me empezó a pedir más. Necesitaba saber más sobre mi ciclo menstrual completo, no solo mi fase menstrual. Quería saber más sobre la ovulación, la fertilidad, las semanas entre medias… Y empecé de nuevo a descubrirme. Recuerdo que en un taller de menstruación para niñas la facilitadora preguntó a las mamás si notaban cuándo ovulaban. Una gran mayoría dijo que sí. ¡Aluciné! ¡¡¡No sabía que se podía notar!!! Asi que una vez más acudí a mi mejor escuela…mi cuerpo. Cada vez que se acercaba mi semana ovulatoria estaba atenta a cualquier síntoma, cambio físico o detalle que me ocurriese. Lo hice de manera instintiva (yo soy muy de trabajar con mi instinto). ¿Y adivinas qué? ¡Lo descubrí! Descubrí una serie de indicadores que me decía que estaba ovulando. Desde mi flujo, mi estado anímico, mi piel e incluso un dolor en mi nervio ciático muy característico. A veces notaba que me dolía casi como si estuviera menstruando… Empecé a apuntar todos mis síntomas y descubrí el patrón que marcaba mi ovulación. Y una vez más me sentí agradecida a mi cuerpo por tener todas las respuestas.

Cuando decidí quedarme embarazada, sabía muy bien qué días tenía un porcentaje muy alto de quedarme embarazada. De hecho antes estuve utilizando el conocimiento sobre mi ciclo menstrual como medio anticonceptivo. Sabía qué días era posible quedarme embarazada y qué días estaba fuera de peligro. – ATENCIÓN: Este sistema no vale para todos las mujeres; una regla irregular o ciertos aspectos como el estrés o la medicación pueden hacer que fallen los cálculos. Mi pareja y yo teníamos muy claro que si este sistema fallaba, seguiríamos adelante.-

En mi caso el sistema funcionó y no me quedé embarazada. Cuando decidí que era el momento, tenía muy claro cuándo estaba ovulando y por tanto era más fértil. Y funcionó bastante rápido. Aún recuerdo el día que -creo- me quedé embarazada. Porque ese día dije de repente ‘Uy, estoy ovulando’. Ya no tenía que hacer un análisis de mis síntomas o de mi estado físico, simplemente lo sabía. Y la verdad es que viendo las dificultades por las que pasan miles de mujeres cada día, me siento muy agradecida.

Conozco a mujeres que hasta que no han pensado en quedarse embarazadas no han prestado atención a su menstruación. Y de repente han pasado de no saber nada sobre su ciclo a estar obsesionadas con su fase ovulatoria. Creo firmemente que conocer nuestro ciclo menstrual al completo, puede ayudarnos enormemente a afrontar diferentes etapas de nuestra vida. Desde quedarnos embarazadas, a no hacerlo. Desde gestionar nuestras emociones a ganar productividad en nuestro día a día. Nuestro ciclo menstrual es nuestra mejor fuente de conocimiento. Barato y puramente práctico.

Nuestro ciclo menstrual es nuestra mejor fuente de conocimiento. Barato y puramente práctico.

Te animo a bucear en tu ciclo menstrual como propósito de este nuevo año que comienza. Tenemos otros 12 ciclos (más o menos) para reencontrarnos con nuestro cuerpo, para sacarle partido, para conocernos mejor. Si vamos a vivir con nuestro ciclo menstrual aproximadamente durante unos 40 años de nuestra vida, mejor llevarnos bien ¿no crees?

Estoy preparando mucho contenido nuevo y alguna que otra sorpresa para este 2019. Quedarme embarazada me ha inspirado más que nunca para compartir con vosotras todo lo que he ido aprendiendo.

Si quieres empezar a conocer mejor tu ciclo menstrual hoy mismo, puedes apuntarte aquí a una lista especial a la que iré mandado contenido exclusivo.

Nos leemos a la vuelta. ¡Feliz Año!

Feliz #NavidadTabooBreaker